“5 de marzo del 2018, el cronos registra su partida, pero su legado es ya imborrable. Entrañable maestro, tuve el honor de conocerlo y convivir, ¡ejemplo de impulso para nuestra generación del nuevo magisterio nacional”

Con los enigmáticos elementos que la caracterizan, los cocedores de ladrillo o ladrilleras con cuatro hornos cóncavos, el ícono de la ciudad: el reloj que guarda una relación de identidad a la ciudad, con la Segunda Intervención Francesa: la Cueva del Tabaco, el monumento a don Benito Juárez con una gaveta de los restos de don Juan de la Cruz Borrego y de don Mariano Ortiz, desde el Cardenismo y sus frutos en su campo con el melón y la sandía, nos referimos a la cuidad de Matamoros Coahuila, cuna del profesor Matías Rodríguez Chihuahua.

Maestro por vocación, nacido el 24 de febrero del año de 1944 en dicha ciudad. Primer Cronista Oficial del Municipio de Matamoros desde el mes de enero de 1988, compositor del “Canto a Matamoros” que es su historia en corrido (Tercer lugar nacional en 1985), compositor de 24 temas musicales de su autoría (2015 – 2016), Presidente Nacional de los Cronistas Mexicanos (2009 – 2010).

Fue el último líder estudiantil de la FECSM (Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México) cuya consigna de fuego era: ¡Por la liberación de la juventud y la clase explotada! ¡Venceremos! Al representar a todos los estudiantes de México desde esa Federación tuvo la oportunidad de dialogar y debatir con el entonces Secretario de Educación Pública, Jaime Torres Bodet, personaje de la Historia de México al cual el Presidente Ávila Camacho lo nombra Secretario de Educación Pública (dic de 1943- nov de 1946). Regresa a Relaciones Exteriores para ocupar el cargo de secretario de dic. De 1946 a nov de 1958, cuando renuncia para ocupar por cuatro años, el cargo de director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en donde realiza una actuación destacada. Con el gobierno de Adolfo López Mateos, Torres Bodet regresa a dirigir Educación Pública, cargo que ocupa hasta finalizar el sexenio en 1964.

Como estudiante de ideología progresista el joven Matías fue invitado a visitar la URSS –Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas –hoy Rusia. Egresó en junio del año de 1968 de la Escuela Normal Rural “Profr. Rafael Ramírez Castañeda” de Santa Teresa Coahuila y posteriormente se titula en el área de Lengua y Literatura Españolas en el año de 1979 de nuestra querida Escuela Normal Superior de La Laguna, C.I.M.M.

Después de 40 años en el magisterio nacional se jubiló en el año 2008. Fue periodista colaborador del “Siglo de Torreón”, de la Revista “Acontecer”, “Tiempo de Matamoros” y “Siglo XXI.” Promotor incansable de la cultura y de todas las bellas artes, albergó desde El Galpón” (construcción grande y techada que se emplea como taller mecánico, carpintería, garaje o depósito de mercancías. Construcción grande y techada que se emplea en los establecimientos rurales como lugar de albergue para los animales, en este caso alojaba talleres de artes y centro cultural). Maestro distinguido por el Gobierno del Estado de Coahuila en 1998.

Desde la vieja guardia lo recordaban y reconocían, por ejemplo, para el Profr. Guillermo Ceniceros (+) “Matías es –fue- el amigo, el hombre de ideas…” Mientras que el Profr. Félix Fraire Castañón desde la geografía humana es tajante y ejerce con licencia la siguiente conversión: “Matías Rodríguez Coahuila” para justificar los lazos geográficos que enraízan su apostolado, su lucha, su voluntad por la Historia y por la cultura.

El escritor Jaime Muñoz Vargas el día de la partida del maestro Rodríguez Chihuahua (el 5 de marzo a las 14:58) en su red social, publica con tristeza: “…Hoy me acabo de enterar de su fallecimiento. El profesor fue un hombre educado, estudioso, leal a sus amigos. Deja todo eso de ejemplo, a lo que debemos sumar, por supuesto, su pasión por el pasado y el presente de la ciudad de Matamoros, nuestra Matamoros. Descanse en paz. Mi pésame para sus familiares y amigos”.

5 de marzo del 2018, el cronos registra su partida, pero su legado es ya imborrable. Entrañable maestro, tuve el honor de conocerlo y convivir, ¡ejemplo de impulso para nuestra generación del nuevo magisterio nacional!