“Recordemos que vivimos en un mundo, donde todo se rige por ciclos y que los cambios, aunque sean muy mínimos alteran estos ciclos naturales, entonces nos preguntamos, que podríamos hacer nosotros para disminuir nuestros impactos en el medio ambiente, pensemos que cada acción nuestra tiene un impacto”

México tiene una extensión de 1 960 189 km2, y ocupa el 14 ° lugar de extensión en el mundo. Su superficie agrícola es de alrededor de 27.5 millones de hectáreas, de las cuales 5.5 son de riego, y cerca de 22 millones son de temporal y los principales cultivos son maíz blanco, sorgo en grano, frijol, café, caña de azúcar y trigo en grano.

La tierra es uno de los mayores bienes, donde se encuentran los recursos naturales, como el agua, tierra fértil, flora, y fauna, por supuesto que los seres humanos, que formamos la sociedad. Actualmente hemos escuchado sobre algunos problemas ambientales, como erosión del suelo, perdida de especies y cambio climático (CC), por mencionar solo algunos. Este último es definido según las Naciones Unidas, se atribuye directa o indirectamente a las actividades humanas que alteran la composición de la atmosfera y que alteran el ciclo natural de variabilidad del clima a traves del tiempo. Esto por la emisión de gases de tipo invernadero como metano (CH4), óxidos de carbono (COx), óxidos de azufre (SOx), óxidos de nitrógeno (NOx), vapor de agua y partículas suspendidas.

Podemos pensar que el CC no nos afecta directamente, que sólo hace un poco de más calor o frío, y la solución sería aumentar o disminuir la temperatura del aire acondicionado, pero estos cambios de temperatura aunque sea de un sólo grado centígrado, a la larga afectan los ciclos vitales de las plantas y animales, siendo algunos más sensibles que otros.

Por ejemplo algunos cambios en la naturaleza han impactado a nivel de hábitat, por ejemplo algunos son la invasión de especies, que hemos introducido por viajes o simple curiosidad por su belleza o ser exóticas, pero sin tomar en cuenta que esto genera un impacto, ya que ganan el terreno a especies nativas, la mayoría de las veces, se adaptan más rápido, son más resistentes o pueden ganar terreno, o incluso en casos extremos,  sustituir a las especies nativas. Otro ejemplo de impactos ambientales es la disminución del nivel de agua de zonas naturales como la Laguna de Santiaguillo, localizada en el municipio de Nuevo Ideal, Durango, el cual es un sitio de gran importancia por su diversidad de especies de réptiles, plantas, y además es un importante refugio invernal para aves migratorias provenientes desde Canadá, Estados Unidos e incluso desde Alaska.

Pero esto no solo afecta a los ecosistemas naturales, sino también podría afectar a la agricultura, y en nuestro país, una parte importante de la economía y sustento de nuestra alimentación, es la agricultura, y que también formar parte del medio ambiente, (ya que son ecosistemas alternados por el hombre), también han sufrido el aumento de la temperatura, por ejemplo se han realizado estudios sobre distintos cultivos, uno de ellos es el aguacate “Hass”, donde se observó la variabilidad en el aumento de temperatura, por medio de simulaciones, se estimó un aumento tal, cuyo impacto podría cambiar el tipo de clima en el futuro, en esta zona podría cambiar de semi-cálido a sub-húmedo.

A nivel regional, se esperan aumento de temperatura y precipitación y para el año 2080 se espera un aumento de temperatura de hasta 5°C, en verano y hasta 4°C en invierno. Esto podría afectar también a otros cultivos en otras regiones de México como en Veracruz, un producto importante es el café, que se podría encontrar vulnerable para este mismo año, se esperan cambios en el clima de semi-calido a cálido, esto se traduce en enfermedades, plagas, cambios en el desarrollo de las plantas, además que a temperaturas más altas, la cantidad de agua necesaria sería mayor.

Recordemos que vivimos en un mundo, donde todo se rige por ciclos y que los cambios, aunque sean muy mínimos alteran estos ciclos naturales, entonces nos preguntamos, que podríamos hacer nosotros para disminuir nuestros impactos en el medio ambiente, pensemos que cada acción nuestra tiene un impacto, todo tiene una consecuencia, desde usar la energía eléctrica, dejar la basura en el campo cuando visitamos un área natural o utilizar siempre el carro cuando vamos a lugares a corta distancia, todo tiene un impacto, claro, que esto no significa que cambiemos nuestra vida drásticamente, sino que seamos conscientes de usar  nuestros recursos de una manera razonable, recordando que este planeta somos muchos y si bien la sustentabilidad parece una misión casi imposible, pongamos de nuestra parte, para aplicar el concepto de la cumbre de Brundland, utilizar los recursos presentes, pero sin dejar a las generaciones futuras sin recursos.