Primero, antes que nada, un agradecimiento por el apoyo, por estar con nosotros durante tanto tiempo, por escucharnos, sobre todo por las nuevas generaciones que vemos que en los conciertos hay mucha gente joven y nos llena de mucha felicidad

FOTOS: CORTESÍAS COLISEO CENTENARIO
Gracias. Es la expresión final con la que Saúl Alfonso Hernández Estrada, compositor, primera voz y líder de la banda mexicana de rock Caifanes cerró la entrevista exclusiva que concedió a unas horas de que se presente en el Coliseo Centenario, el sábado 18 de noviembre como parte de la gira de los 30 años de trayectoria. La última vez que tocaron en La Laguna fue hace dos años en la Expo Feria de Gómez Palacio, Durango.
El mítico Saúl Hernández, el “Chato” reconoce que en cada ritual o ceremonia –como así se califican sus conciertos- siempre hay un dejo de sorpresa por la respuesta y efusividad de sus aliados, de los que de acuerdo a su expresión siempre estará agradecido. Y es que, la banda encabezada por Hernández Estrada, Sabo Romo, Alfonso André y Diego Herrera; ha establecido un pacto idílico con su fanaticada, con sus aliados, con sus cómplices; con quienes desde 1987 en Rockotilán y hasta el último concierto en el Zócalo de la Ciudad de México, han reforzado el cordón umbilical de la reciprocidad y comunión.
Las circunstancias del momento obligaron a la banda de rock a dejar un momento en espera el proyecto de Jaguares para dar paso a la gira de éxitos de Caifanes, algo que Saúl, Alfonso André, Sabo Romo y Diego Herrera -y en su momento, también Alejandro Marcovich- han afrontado llevando a buen puerto el recorrido por toda la República Mexicana y parte de Estados Unidos.
Saúl confiesa que es increíble que no existe una brecha generacional en cada concierto, pues observa desde lo alto del escenario los rostros de niños y generaciones nuevas que han ido cautivando por el gusto de los rockeros contemporáneos.
“Primero, antes que nada, un agradecimiento por el apoyo, por estar con nosotros durante tanto tiempo, por escucharnos, sobre todo por las nuevas generaciones que vemos que en los conciertos hay mucha gente joven y nos llena de mucha felicidad ver cómo no hay una brecha generacional; entonces ahora que vamos a Torreón estamos muy ansiosos de estar por allá. Lo que siempre se espera, que el ritual, la ceremonia esté acorde a la expectativas de toda la raza, que la gente salga feliz, del corazón que salgan en paz”.
A 30 años de distancia, “yo creo que siento que falta mucho todavía, siento que falta mucho por hacer, falta mucho por construir, por descubrir, es un buen momento para reflexionar sobre eso y tomarlo en cuenta, el grupo tuvo una pausa muy grande, pero se ha puesto muy en claro que tiene un sonido muy propio y es bien recibido y que mucha gente que nunca nos escuchó y nos está escuchando por primera vez. Todo ha sido un ejercicio de confirmación bien importante, por lo menos para nosotros, independientemente cómo cierta gente lo vea”, subraya.
En un ejercicio de retrospectiva, Saúl Hernández cita lo que significan para él algunos conceptos o nombres que están ligados a su trayectoria y a la de su banda, de los cuales a continuación mostramos:

¿Qué representa para ti la glorieta del Metro Insurgentes?
El inicio, el génesis, el principio de todo.

¿El “Pekas”?
Fue nuestro primer aliado.

¿Jessie Cervantes?
Representa la primera estructura, el primer apoyo y la primera amistad, fuera de lo que es la música.

¿La Caja de Pandora?
Tocaban en la Carpa Geométrica en el Distrito Federal, fue un grupo muy progresivo, que finalmente no llegaron a una tocada que iban a tener; al final terminamos tocando nosotros.

¿Será Por eso?
Fue la primera canción que la escuché cantar por el público y no por nosotros. Me creerás que hasta el día de hoy me sigue sorprendiendo.

¿Julia?
Es todo. Mi casa. Mi familia. Mi mujer. Mi guía. Es donde yo puedo navegar entre sus jardines.

¿El 2 de octubre de 1968?
No, pues, qué te puedo decir, hay mucho de qué hablar de eso, no te lo puedo decir en una palabra, pero, yo creo que ahí fue un parteaguas en la historia del país y la confirmación de que la juventud es el presente y el futuro de este país. Los jóvenes. Los estudiantes.

¿Tintán?
El trucutrú. –jaa, jaaa, jaaa. Y los pelos parados.

¿Ayotzinapa?
Una cicatriz que todavía no se cura como muchas otras que hay.

¿México?
Un resurgimiento.

¿Chavela Vargas?
Ah, fue toda una institución.

¿Lydia Cacho?
Una gran defensora de los Derechos Humanos. Definitivamente.

¿Benito Taibo?
Un hermano.

¿Caifanes?
Parte de mi vida. Una gran parte de mi vida.

¿Tus aliados?
Mi aliento. La recuperación de muchas cosas y la reafirmación de muchas otras”

¿Un nuevo disco?
Sí. En eso estamos, Queremos trabajar ya sobre eso.

¿Qué piensas de tus aliados que le ponen el nombre de Saúl a alguno de sus hijos?
Bueno, ahí está, es duro no, lo único que les digo es que van a ser mucho mejores personas que yo. Estoy seguro.

¿Tu hija Zoey?
Su nombre viene del griego quiere decir vida, ZOEY significa Vida marina.

¿Autores de libros?
El Mundo feliz, escrito por Aldous Huxley, 451 Fahrenheit , El Guardián entre el centeno escrito por J.D. Salinger y John Steinbeck.

Por último, “El chato” envió un saludo a toda la fanaticada de Torreón, “un saludo a toda la raza de Torreón, nos vemos el sábado, nos vemos en el ritual, un abrazo, mucha luz, un agradecimiento por el apoyo, por lo que nos han estado dando también, esperamos que el próximo material discográfico tenga la fuerza suficiente para llenar las expectativas”.