“Entre sus páginas, recorremos la psique humana en todas las facetas posibles, ahondando desde la inocencia de un niño el cual no entiende por completo qué sucede a su alrededor, hasta la más arraigada maldad y crueldad que puede ser detonada en su padre”

“Hay mucha gente que tiene un poco de esplendor, aunque ni siquiera lo sepa. Son los que siempre aparecen con flores cuando su mujer está triste, los que responden bien a las preguntas en la escuela sin haber estudiado, los que se dan cuenta de cómo se siente la gente con sólo entrar en una habitación. De éstos habré conocido a unos cincuenta o sesenta. Pero no había más de una docena que supieran que esplendían…”

Danny es un niño diferente a los demás, tiene sólo cinco años cuando su familia, por cuestiones económicas, decide mudarse al hotel Overlook durante el invierno para actuar como cuidadores, quedando encerrados en ese lugar hasta el deshielo. Y eso no sería tan malo, si tan sólo fueran ellos los únicos habitando en ese lugar. Pero hay algo más, algo que puede desencadenar los peores miedos y demonios de una persona. Algo que puede hacerles daño en todas las maneras posibles.

Una vez más, King nos deleita con una historia que más allá de recurrir simplemente al típico horror sobrenatural y estancarse en ello, como muchos otros autores lo hacen, va muchísimo más allá al convertirlo en un terror psicológico y un suspenso puro, siendo éste último el mayor predominante en la historia. Es, en resumen, una combinación de todas las cosas que amamos del género.
“…Lo abrazaba sin decir palabra. Sabía que tendría que derramar una y otra vez sus lágrimas, y Danny tenía la suerte de ser lo bastante pequeño para poder hacerlo. Las lágrimas que curan son también las lágrimas que queman y mortifican.”

Entre sus páginas, recorremos la psique humana en todas las facetas posibles, ahondando desde la inocencia de un niño el cual no entiende por completo qué sucede a su alrededor, hasta la más arraigada maldad y crueldad que puede ser detonada en su padre. Vemos cómo Danny es obligado a madurar antes de tiempo, mientras Jack Torrance, su progenitor, se deteriora cada vez más, como si ambos fueran cada uno el lado de una balanza.

Es un libro ideal para leer en verano, ya que su atmósfera es tan infernalmente fría que te dejará helado a lo largo de toda la obra. El ambiente es opresivo, claustrofóbico. Nos muestra que los humanos somos animales sociales, y al alejarnos de nuestros iguales, tendemos a la locura, con mayor razón si detrás de nosotros hay un ente incitándonos a ella. En definitiva, aunque muchos opinan que no es la mejor obra de King, merece ser leída y disfrutada, examinada y discutida.

Y para finalizar, si hay algo que ésta novela nos enseña, es que debes hacer caso de tus instintos, porque cuando no lo haces, tus pesadillas pueden volverse realidad.
“Era el lugar que había visto en medio de la ventisca, el lugar oscuro y retumbante donde una imagen aborreciblemente familiar lo buscaba a lo largo de oscuros corredores. El lugar contra el que lo había prevenido Tony. Era allí, estaba allí, fuera lo que fuese Redrum, estaba allí…”