“Cuando las cosas se hacen bien, los resultados son positivos, la empresa contrata un importante mano a mano entre jóvenes aspirantes con futuro e hijos de figuras de la fiesta brava, los toreros salen a jugársela sin escatimar esfuerzo y valor”

El sábado 3 de marzo, la tauromaquia lagunera recibió un importante espaldarazo en Ciudad Lerdo, tanto de la afición, la empresa, los toreros, ganaderos y en sí de todos los que compusieron el histórico festejo mixto denominado “La historia continúa”.

Pudimos apreciar en el tendido que la tauromaquia sí interesa que los jóvenes aspirantes llaman la atención de los amantes a la fiesta brava, que cuando se hacen las cosas bien los resultados son positivos, que un ambiente festivo, de paz y sobretodo familiar inunda la plaza a los niños les gustan e interesan las corridas de toros.

Los jóvenes que se jugaron la vida son descendientes de importantes figuras de la tauromaquia, por un lado, el joven rejoneador español, Guillermo Hermoso de Mendoza, hijo del revolucionario del toreo a caballo, Pablo Hermoso de Mendoza, icono del arte de Marialva, se dice que el rejoneo es antes y después de Pablo, que con sus caballos domados a la alta escuela, hace de las suertes del toreo a caballo algo espectacular para el tendido.

Guillermo, mostró buenas formas en Lerdo, manejando las cabalgaduras con dominio, con esos caballos tan toreros que se enfrentan al toro sin ventaja alguna, dándole frente el pecho, llevando a los toros cocidos a la grupa y al estribo del caballo, girando en la misma cara del toro, aunque el rejón de muerte le privó de un triunfo rotundo, dejó constancia de sus avances y que va en camino de convertirse en figura mundial.

Por otro lado, en el toreo a pie, estuvo el valiente novel lagunero, Arturo Gilio, hijo de la figura del toreo en los años 90’ del mismo nombre, una persona que triunfó en todos los escenarios nacionales como torero, un lagunero con mucho empeño, y que a su retiro, apoya a las futuras promesas del toreo, así como también funge como empresario taurino y apoderado de toreros.
Arturo junior dejó buenas impresiones en el ruedo ‘lerdense’ demostrando sus avances de su preparación en España, debutando en su querida Comarca Lagunera como novillero con picadores, buscando un sitio en los carteles de importancia, dejando ver lo bien trabajado que va en camino de convertirse en figura, que sus triunfos como novillero sin picadores en España, Francia y Portugal no han sido un espejismo, sino una realidad de que en La Laguna podemos tener un ídolo. Al igual que su alternante, los aceros lo privaron de un triunfo importante, pero la gente está ansiosa de verle otra vez, muchas de las ocasiones los trofeos pasan a segundo término cuando haces las cosas bien.

Como mencionaba, cuando las cosas se hacen bien, los resultados son positivos, la empresa contrata un importante mano a mano entre jóvenes aspirantes con futuro e hijos de figuras de la fiesta brava, los toreros salen a jugársela sin escatimar esfuerzo y valor, los ganaderos mandan astados con muy buena presencia y bravura, los aficionados se retratan en las taquillas y hacen una muy buena entrada, la vialidad en los alrededores de la plaza es eficiente, se reactiva la economía en los sectores aledaños a la plaza, hoteles y restaurantes de la región y , aunque no lo crean, no hubo ni un solo individuo anti taurino protestando, dejando en claro que lo de la prohibición de las corridas de toros en Coahuila, fue un acto meramente de revancha política, hasta la próxima y QUE DIOS REPARTA SUERTE.