"El segundo es admirado en Nueva York, aunque éste fue un regalo del gobierno egipcio al nuevo estado americano en 1881 y puede ser admirado en el Central Park"

Regularmente cuando escuchamos hablar de alguno de los faraones famosos nos vamos con nombres muy comunes que nos han enseñado desde niños, ni para qué nombrarlos si ya sabemos cuáles son, en cambio muy pocas veces reparamos en el nombre de TUTMOSIS III, no es así? Entonces veamos quién es éste personaje.

TUTMOSIS III “Hijo de Toth” su nombre de nacimiento o Men Kheper re “Estable a la manifestación de Ra, nace aproximadamente hacia el año de 1488, hijo de TUTMOSIS II” y una esposa secundaria del faraón. Al morir su padre cuando el solo tenía 12 años llega al trono muy joven, por lo que reina madre asume la regencia hasta que TUTMOSIS III llegue a la edad adulta, solo que la madrastra del joven faraón lo manda pelear batallas fuera de las fronteras del reino del Nilo, y al séptimo año de su regencia ella sola se hace llamar faraón, por cierto, es en toda la historia del antiguo Egipto, la única mujer que llegó a gobernar con ese cargo los destinos del imperio.

Hatshepsut, no tenía hijos varones por lo que si TUTMOSIS no era muerto en la guerra al llegar a Tebas la capital del alto y bajo Egipto, lo desposaría con su hija Neferure, pero ésta fallece repentinamente sin casarse, esto fue un duro golpe para la reina, no quedó otro en la lista de sucesión al trono más que el joven combatiente, la reina madre ejerció el poder 22 años y a su muerte TUTMOSIS es nombrado faraón en activo. A partir de entonces del imperio del Nilo, tendría su época más gloriosa tanto en la administración de sus bienes así como el mayor territorio gobernado por un faraón, puesto que las victorias del ahora rey le ampliarían significativamente el territorio a su reino, al grado que se le conoce a partir de que él subió al trono como el llamado era del imperio nuevo ya entronizado, TUTMOSIS desposa a la joven Meritne que sería la madre del heredero al trono Amenhetep II.

Para forjar el imperio nuevo, TUTMOSIS III tuvo que librar 17 campañas militares, todas victoriosas, las primeras incluso cuando aún no era faraón y no sabía si un día podría llegar a serlo, pero gracias a estas victorias Egipto estableció su hegemonía sobre un extenso territorio en Asia que llegó incluso a dominar hasta el lejano Río Eufrates, además de dominar todo el Valle del Nilo, el Mediterráneo Oriental y el próximo Oriente.

Su mayor y más temido rival fue el reino de Mithany, ubicado al Norte de Mesopotamia donde TUTMOSIS terminó imponiendo su ley, sus victorias más famosas fueron las de Meggido cuando ya era él sólo faraón a la muerte de Hatshepsut. Este reino se situaba al norte de Jerusalén palestino y estaba habitado por tribus que fueron desprendiéndose de Babilonia y ahí crearon su territorio. El sitio de Meggido duró 7 meses y Tutmosis demostró su valía militar a propios y extraños al atacar a la ciudad por el lado más inhóspito del territorio causando con un ataque sorpresa muchas bajas a sus adversarios, al grado que los soldados sirios dejaron sus carros de guerra en el frente de batalla y huyeron a esconderse dentro de la fortazela, al final el enemigo ya sin alimentos y sin agua cayó rendido. Esta batalla se encuentra representada en los pilares del templo y obeliscos del templo de Karnack. Después de la toma de Meggido, el joven faraón regresó a Tebas donde había instalado la capital administrativa y religiosa repleto de trofeos de guerra que ofreció a su padre el dios Amón.

De ahí la siguiente campaña consistió en una expedición por mar hasta el Valle del Eufrates básicamente en kadesh, donde también tomó la ciudad y se llevó consigo a los descendientes jóvenes de los reyes vencidos, para que fueran educados en Egipto y de esta forma asegurar que no fueran atacados por sorpresa. Por último la octava campaña hubo varios enfrentamientos con el reino de mithani donde Tutmosis los venció de manera aplastante, al menos eso es lo que afirman los relieves del faraón en el tiempos de Karnack.

Como todo buen faraón y líder del pueblo egipcio TUTMOSIS III, mandó construir templos, ciudades y monumentos, la mayoría si no es que todos, con relieves de sus batallas, victorias y logros, uno de sus principales objetivos cuando reinó en solitario, fue remodelar por completo la casa de su padre el Dios Amón. Por lo que designó a Karnack como el principal templo y el imperio en su largo reinado. En su ingenioso proyecto constructivo muestra el agradecimiento al dios por sus triunfos bélicos y su ascenso al trono. Cabe destacar también que destruyó algunas edificaciones que mandaron construir anteriores faraones y en especial la faraona Hatshepsut, aunque se dice que no fue en represalia alguna hacia la reina, sino para ampliar y redecorar algunos monumentos que ahora llevaban su nombre y la historia de su reinado en sustitución de logros de otros faraones ya fallecidos.

En la ciudad vecina de Dei el bahari Tutmosis mandó construir dos templos funerarios que inclusive aún se conservan en el museo del Cairo y se encuentran en muy buen estado, el más famoso fue dedicado a la Diosa ‘Hathor’, divinidad de la fertilidad y protectora del faraón. Además Tutmosis III levantó 7 grandes obeliscos a lo largo del imperio recordando en cada uno de ellos sus victorias en todas las campañas militares que llevó a cabo, en la actualidad estos obeliscos son admirados en varias partes del mundo representando la gloria del Faraón, sus logros y su genio militar. El primero se encuentra en Londres, el imperialista gobierno británico lo robó de Alejandría en 1878 y lo ubicó en el paso del Támesis. El segundo es admirado en Nueva York, aunque éste fue un regalo del gobierno egipcio al nuevo estado americano en 1881 y puede ser admirado en el Central Park. El tercero se encuentra en Roma y fue llevado desde el país del Nilo en el Siglo V por el emperador Constantino, de 32 metros es el más alto de los cuatro. El cuarto y último Teodosio hacia el 390 dc. Lo llevó a la nueva capital del imperio romano Constantinopla hoy Estambul, donde luce en sus relieves las luchas del emperador en las fronteras de Egipto.

Aquí va la imagen del AM DUAT.
Explicación: la franja que bordea la representación de todas las horas es la arena del desierto, en primera instancia podemos ver a las doce diosas que ayudaban al emperador a ahuyentar al dios ‘apofis’, dios de la oscuridad, enemigo eterno del dios sol. Enseguida observamos doce dioses para todos juntos realizar una procesión de júbilo ante la transformación de RE. En la segunda línea, el dios ha renacido y lo podemos ver son el disco solar en su cabeza, Va acompañado de otros dioses en la barca que pasa por el inframundo y donde también lo acompaña el dios Khepri (escarabajo). Enseguida aparece una serpiente gigante que arrastra la barca y lleva arriba a los ya fallecidos para presentarlos ante Osiris. En la última línea vemos a varias parejas divinas para vitorear la victoria del Faraón ante la oscuridad, llevan lanzas cortas que no son de pelea sino solo la representación del triunfo obtenido, y al final todos rinden tributo a siris que está al final del recorrido.