"Después de un tiempo me hice amiga fiel de esta máquina que antes podía considerarla artefacto del demonio, máquina lava cocos y sobre todo una aparato que te alejaba casi completamente de la familia. Hoy es una gran bendición. No es que la alabe, pero mi vida dio un giro tan inesperado que aún no sé a qué hora Mari Caldera abandono a María Magdalena"

No me había dado cuenta que mi vida después de cinco o seis años había cambiado tanto…
Y pude darme cuenta ahora en el Día Internacional de la Mujer, pues se me pidió que escribiera algunas relevancias o generales en mi paso artístico ya que tenía una invitación especial para el festejo.

Al igual que ahora, no sabía que podía escribir sobre mí. Creo que todo inició una madrugada de tantas, en las cuales el insomnio me hacían lavar trastes y ropa por la madrugada. Mi familia no tiene la culpa de que yo ame el insomnio; eso sí, si lo sabes aprovechar ¡te asombrarías!

Recuerdo que mi hija me inició en este mundo cibernético como medio de entretenimiento, ya que una computadora hace menos ruido que una lavadora y el escándalo en la cocina a las tres o cuatro de la mañana. Después de un tiempo me hice amiga fiel de esta máquina que antes podía considerarla artefacto del demonio, máquina lava cocos y sobre todo una aparato que te alejaba casi completamente de la familia. Hoy es una gran bendición. No es que la alabe, pero mi vida dio un giro tan inesperado que aún no sé a qué hora Mari Caldera abandono a María Magdalena.

Todas las personas tenemos nuestro rinconcito romántico en el corazón y más cuando este ha sido roto… he aquí que mi musa fue parida a consecuencia de. Así que ni tarde ni perezosa investigué algunas páginas para escritores amateur y poder compartir lo que mi ser estaba viviendo en esos momentos. Claro, tratando de engañar a los lectores haciéndoles creer que esa no era mi vida, pero en realidad nos hacemos tontos, es común y lógico que todos los que inician a escribir lo hacen de manera terapéutica, de manera de escape, solo que con palabras bonitas… ¡ah! y si las escribes de una manera metafórica con esas palabras que si están muy difíciles de entender, te hacen mucho mejor escritor. Estuve publicando en varias páginas en la web, la verdad no recuerdo ya cuantos escritos he publicado. No les llamo poemas ni poesía, para que mis escritos puedan llamarse así le faltan como cinco vueltas a la tierra y de regreso. A veces me meto a leerlas y de algunas puedo sentirme orgullosa, de otras la sonrisa pasa a carcajada.

Así inicié en esta vida mágica, pues gracias a mis insomnios y las ganas de salir del hoyo oscuro de mi vida pasada, tan pasada que ya ni me acuerdo (no es relevante). Conocí a una persona que viniera a darme el empujón y así conocer otro de mis mundos mágicos: EL TEATRO.

¿Qué te puedo decir del teatro? El teatro es magia, vida, luz, sueños, ilusiones, fantasías, lágrimas, risas, pasiones, historias, mundos, ARTE.

Combiné la escritura con el teatro y me gustó; un toque de surte.
Vi que es una manera necesaria de vivir y de alimentar el espíritu en cierta manera… en gran manera. Te llena los sentidos. Mi primera participación fue en una puesta de teatro del dramaturgo Edgar Estaco dirigida por Alejandro Alvarado, quien me dio mi primer reto arriba de un escenario. Fue una experiencia sin igual…eso ya hace algunos años, de ahí le siguieron otras puestas que han ido reforzando mi amor al escenario.