“La mayoría de las empresas tecnológicas simplemente no dan la talla cuando se trata de proteger la privacidad de sus usuarios. Activistas de todo el mundo dependen de la encriptación para protegerse del espionaje de las autoridades, y es inaceptable que las empresas tecnológicas expongan al peligro a estas personas no reaccionando como deben en vista de los riesgos para los derechos humanos”, ha manifestado Sherif Elsayed-Ali.

Facebook y Apple, dando ejemplo

Ninguna empresa ofrece privacidad hermética, pero Facebook, cuyas aplicaciones Facebook Messenger y WhatsApp suman dos mil millones de usuarios, obtuvo la máxima puntuación, 73/100. De las 11 empresas evaluadas, Facebook es la que más utiliza la encriptación para responder a las amenazas para los derechos humanos, y la más transparente sobre las medidas que está adoptando.

Sin embargo, aunque incluye la opción de la encriptación de extremo a extremo con su nueva función “conversación secreta”, el modo por defecto que usa Facebook Messenger es una forma de encriptación más débil, lo que significa que Facebook tiene acceso a todos los datos. WhatsApp utiliza por defecto encriptación de extremo a extremo y se destaca por ofrecer información clara a los usuarios sobre la encriptación en la aplicación.

Apple puntuó 67/100, al ofrecer encriptación completa de extremo a extremo en todas las comunicaciones a través de sus aplicaciones iMessage y Facetime. Pero debe informar mejor a sus usuarios para que sepan que los mensajes SMS son menos seguros que los enviados a través de iMessage. Además, la empresa debería adoptar un protocolo de encriptación más abierto, que permita su plena verificación independiente.

Encriptación de extremo a extremo: una protección básica que muy pocas empresas ofrecen
Servicios de mensajería instantánea como WhatsApp, Skype y Viber son utilizados a diario por cientos de millones de personas. Entre ellas hay activistas de derechos humanos, políticos de la oposición y periodistas que viven en países donde, debido a su labor, pueden correr grave peligro.

En vista de la excesiva frecuencia con que se producen grandes filtraciones de datos y de que los gobiernos siguen imparables con sus operaciones de vigilancia masiva, es fundamental proporcionar el máximo nivel de encriptación y de transparencia sobre quienes tienen acceso a los datos de mensajería para proteger a estas personas. Sin embargo, sólo tres empresas, Apple, Line y Viber, puntuaron el máximo por ofrecer de forma predeterminada encriptación de extremo a extremo en todas sus aplicaciones de mensajería.
“La mayoría de las empresas tecnológicas simplemente no dan la talla cuando se trata de proteger la privacidad de sus usuarios. Activistas de todo el mundo dependen de la encriptación para protegerse del espionaje de las autoridades, y es inaceptable que las empresas tecnológicas expongan al peligro a estas personas no reaccionando como deben en vista de los riesgos para los derechos humanos”, ha manifestado Sherif Elsayed-Ali.
“El futuro de la privacidad y la libertad de expresión en línea depende en gran medida de que las empresas tecnológicas ofrezcan servicios que protejan nuestras comunicaciones o, por el contrario, las sirvan en bandeja a miradas entrometidas.”
Amnistía Internacional exhorta a las empresas a implementar de forma predeterminada la encriptación de extremo a extremo en sus aplicaciones de mensajería. Así ayudarían a proteger los derechos tanto de personas corrientes como de activistas pacíficos y minorías perseguidas en todo el mundo, permitiéndoles ejercer la libertad de expresión. Además, pide a las empresas tecnológicas que publiquen información detallada sobre las políticas y prácticas que han adoptado para asumir su responsabilidad de respetar el derecho a la intimidad y a la libertad de expresión.

Información complementaria

Esta clasificación no evalúa la seguridad de la aplicación, y no debe interpretarse en términos de respaldo de una aplicación para periodistas, activistas, defensores de los derechos humanos y otras personas en situación de riesgo. Tampoco evalúa el desempeño de la empresa en materia de derechos humanos en general, ni su enfoque de la privacidad en todos sus servicios.
Amnistía Internacional envió cartas a las 11 empresas evaluadas para solicitar información sobre la política actual de encriptación de cada empresa, así como información detallada sobre sus políticas y prácticas para cumplir con sus obligaciones de derechos humanos en relación con sus servicios de mensajería instantánea. De las 11 empresas, 8 respondieron; no hubo respuesta de Blackberry, Google y Tencent.

Las aplicaciones que no ofrecen encriptación de extremo a extremo ofrecen un modelo de cifrado denominado “Encriptación de transporte”, menos eficaz en la protección de la privacidad. Ambos modelos de encriptación son difíciles de descifrar, pero a diferencia del de extremo a extremo, el de transporte no protege los mensajes cuando pasan por los servidores de las empresas.