"Si creen que los servicios de mensajería instantánea son privados, prepárense para llevarse una gran sorpresa. La realidad es que nuestras comunicaciones están sujetas a la amenaza permanente de los ciberdelincuentes y del espionaje de las autoridades estatales"

Empresas tecnológicas como Snapchat y Microsoft, propietaria de Skype, no están implementando medidas básicas de protección de la privacidad en sus servicios de mensajería instantánea, y al no hacerlo ponen en peligro los derechos humanos de los usuarios; así lo ha afirmado hoy Amnistía Internacional.

La nueva ‘clasificación de empresas atendiendo a la protección de la privacidad de los mensajes’ que ha elaborado la organización evalúa 11 empresas con las aplicaciones de mensajería más conocidas y su manera de usar la encriptación para proteger la privacidad y la libertad de expresión de los usuarios en todas sus aplicaciones de mensajería.

“Si creen que los servicios de mensajería instantánea son privados, prepárense para llevarse una gran sorpresa. La realidad es que nuestras comunicaciones están sujetas a la amenaza permanente de los ciberdelincuentes y del espionaje de las autoridades estatales. Las personas jóvenes, que son las más prolíficas compartiendo datos personales y fotografías a través de aplicaciones como Snapchat, están especialmente expuestas”, ha afirmado Sherif Elsayed-Ali, director del Equipo de Tecnología y Derechos Humanos de Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional ha recalcado que la encriptación de extremo a extremo, que es una manera de codificar los datos para que sólo el emisor y el receptor puedan verlos, es un requisito básico que deben cumplir las empresas tecnológicas para garantizar que la información privada transmitida mediante sus aplicaciones de mensajería sigue siendo privada. Las empresas que puntuaron más bajo en la clasificación no han implementado niveles aceptables de encriptación en sus aplicaciones de mensajería.

“Corresponde a estas empresas tecnológicas responder a amenazas bien conocidas para la privacidad y la libertad de expresión de los usuarios; sin embargo, muchas se han echado atrás ante la primera dificultad y no proporcionan un nivel adecuado de encriptación. Millones de personas están usando aplicaciones de mensajería que les niegan la protección más elemental de la privacidad”, ha afirmado Sherif Elsayed-Ali.

En su clasificación de las empresas tecnológicas según el nivel de privacidad de los mensajes, Amnistía Internacional se fija en cinco aspectos para puntuarlas en una escala de 1 a 100:
Reconoce las amenazas en línea para la privacidad y la libertad de expresión de sus usuarios
Aplica por defecto la encriptación de extremo a extremo
Informa a los usuarios de las amenazas para sus derechos y del nivel de encriptación aplicado
Revela información sobre los requerimientos del gobierno a la empresa para que facilite datos de usuarios y la respuesta de la empresa