"La ideología y política del capitalismo ahora con su nueva doctrina el neoliberalismo, que privilegia el lucro y la ganancia bruta y neta, que impacta en la distribución inequitativa de la renta nacional"

Con las reformas estructurales: energética, laboral, educativa, entre otras, se viene primeramente el despojo de territorios indígena – campesino, para dar lugar en forma prioritaria al extractivismo en detrimento de la agricultura tradicional del medio rural, ¿Qué desarrollo social y económico sustentable tendrá el país?, está en puerta la instalación de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), con el discurso sustancial de que las zonas a establecerse, será en los estados más pobres y más convulsionados, como lo son Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán. Con el señuelo de que habrá más empleos para la solución del ingreso regional de esa población. Habrá inversiones millonarias para la infraestructura ad hoc a los megaproyectos de las trasnacionales a instalarse en esos lugares estratégicos, que están poniendo en jaque, la estructura del poder político y económico de las élites dominantes.
La visión de nuestro gobierno actual sobre el desarrollo social, está muy distante de resolver las necesidades sociales que se han incrementado, precisamente por el desarrollo y ejercicio de políticas públicas que en lugar de beneficiar a la mayoría de la población, protege los intereses de los grandes corporativos nacionales y trasnacionales. Con la visión unilateral del crecimiento económico, privilegia las reservas naturales – de acuerdo con la ley energética las puede crear y suprimir – donde subyace riqueza mineral e hidrocarburos, para que sean explotadas por los corporativos extranjeros con la simulación de aliarse con las empresas paraestatales (ahora empresas productivas), PEMEX y CFE, en las diferentes rondas a través de las cuales se llegan a contratos mixtos en forma desigual, remarcan en la dichosa ley, de que todo lo que se encuentre en el subsuelo es de la nación. ¡La gran mentira del siglo!
¿Qué opciones nos quedan? La más radical, es una revolución. Los pobres no aguantan más, de morir de hambre a morir en la lucha, la segunda diría la mayoría: de todas maneras nos hemos de morir, que sea cuando menos en forma dignificante. ¿Qué perdemos en la pobreza?, en cambio, qué pierde la clase rica: empresarios, políticos, gobernantes, capos de la delincuencia, perderían sus posesiones y privilegios; para ello se organiza Acuerdos Económicos internacionales; Pactos con los partidos políticos cómplices; Acuerdos públicos – privados; Reformas estructurales con la complicidad de un Congreso “vende patria” y Acuerdos cogobiernos federal y estatal.
La ideología y política del capitalismo ahora con su nueva doctrina el neoliberalismo, que privilegia el lucro y la ganancia bruta y neta, que impacta en la distribución inequitativa de la renta nacional, ha sostenido desde su origen, la avaricia y la codicia, pilares fundamentales del “egoísmo brutal”, que promueve el egoísmo cultural en la mayoría de las naciones, en detrimento del fomento a la cooperación y a la solidaridad; elementos, cabe mencionar, que en momentos de catástrofe, la población mexicana ha ejercido en forma heroica. Lo cual quiere decir, que se puede incrementar mediante la educación y el ejercicio de las cooperativas, como sistema económico – social, que promueve la ayuda mutua, el trabajo, cooperación y solidaridad. Con modelo educativo basado en la cooperación, en la filosofía cooperativa, no en las competencias que promueve el individualismo egoísta.
En contraparte del capitalismo, que nace y se origina en el egoísmo para atesorar y acumular bienes materiales y capitales, el cooperativismo ha estado presente desde los primeros tiempos de la humanidad; y este nace, como lo expresa el príncipe Kropotkin: “Los hombres no pueden oír voces de angustia sin lanzarse en socorro de quien pide ayuda. Sólo cuando se destrozan cegados por el odio en los campos de batalla cesa en ellos este sentimiento” (citado por Eguía, 2001, p. 19). La cooperación se considera así, como origen natural, una disposición natural del hombre para mejor resolver sus necesidades, y transformarse, en un sistema socioeconómico de ayuda mutua y solidaridad, y neutralizar los excesos de otro sistema (capitalista) basado fundamentalmente en el lucro y el egoísmo.
El colombiano Carlos Uribe Garzón, menciona en sus estudios sobre el cooperativismo, de que éste sistema nace por razones de hondo arraigo en el alma humana, las manifestaciones de ayuda mutua se han presentado a través de la historia, entre las que se pueden citar diversos ejemplos:
-Las organizaciones para la explotación de la tierra en común en los babilonios.
-Los ágapes de los primeros cristianos como forma primitiva de las cooperativas de consumidores.
-Organización del trabajo de la producción en el manoir medioeval.
-Organizaciones para el cultivo de la tierra y el trabajo en las civilizaciones precolombinas, principalmente en los incas (Ayllu) y los aztecas (calpulli).
-Las colonias con carácter religioso de los inmigrantes en América del Norte (Florencio Eguía V. 2001, p. 21.
Platón (427 – 347), lo sostiene en su República, “la división del trabajo contribuye a la formación de la sociedad y es su base misma, pues el hombre acude a sus semejantes precisamente para resolver sus muchas necesidades, incluyendo en ellas la alimentación, la habitación y el vestido. Debe suprimirse la propiedad individual para evitar que el hombre se haga avaro y perverso”. Tomás Moro (1478 – 1515), en su ciudad imaginaria, Utopía, menciona que “el objetivo de Utopía consistía en proporcionar la mayor felicidad para el mayor número y, para lograrlo, cada institución debía ayudar a cada hombre a ayudarse a sí mismo”. Los precursores del cooperativismo actual son: Robert Owen (1771 – 1858); Charles Fourier (1772 – 1837); Guillermo King (1786 – 1865), quienes con sus ideas cooperativistas, se organizaron colonias, talleres, entre los trabajadores y gentes pobres; para mitigar la pobreza sólo se podía lograr con la organización de cooperativas de producción y de consumo, las cuales predominaron en Europa, E.U. y México.
En pleno siglo XIX, por el éxito obtenido en las ideas y organizaciones cooperativas, se generaliza en Europa el sistema cooperativo; posteriormente, en respuesta a las condiciones socioeconómicas las cuales eran adversas a las clases económicamente débiles, se desarrolló a nivel mundial; con experiencias cooperativas en Rochdale, Inglaterra, cuyo principal promotor fue Schulze- Delitzsch y Friedrich Wuilhelm Raiffeisen en Heddesdorf, Alemania, se difunden cajas de ahorro. En 1895, 19 de agosto, se organizó el congreso constitutivo de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI). Agencia mundial que vincularía a los cooperadores de Francia, Inglaterra, Dinamarca, Alemania, Holanda, Italia, Rusia y E.U., pues había y existe la necesidad del intercambio de productos, y había que facilitar todas las acciones: comunicación, a través de publicaciones de obras sobre el movimiento cooperativo; fomentar y promover la conceptualización de los verdaderos principios cooperativos, a través de la discusión y el intercambio de correspondencia a nivel internacional. Establecer las relaciones comerciales entre los cooperadores de los distintos países en beneficio mutuo. En 1909, Alfonso Desjardins, funda la primera cooperativa de ahorro y crédito en la parroquia de Junta María de Manchester, Estado de New Hampshire, E.U., actualmente, suma a más de 70 millones de miembros y son el principal apoyo del Consejo Mundial de Cooperativas de Ahorro y crédito (Eguía, 2001).
La Declaración de Manchester (1995), por la Alianza Cooperativa Internacional define: “Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades económicas, sociales y culturales comunes, por medio de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada”. Un comunicado de 2002, La Comisión Europea con su estrategia Corporate Social Responsability: A business contribution to Sustainable Development, señala: “El cooperativismo y la responsabilidad social trabajan bajo premisa y valores éticos universales de cooperación y responsabilidad, como son: la honestidad, la transparencia, la responsabilidad ambiental y el compromiso con las personas, comunidades y su entorno”.
En el próximo artículo iniciamos sobre las cooperativas en México.
Para la elaboración del 2do y el próximo artículo se consultó:
Florencio Eguía Villaseñor (2001) Introducción a la teoría de la cooperación. México. Caja Popular Mex.
La declaración de Manchester (1995). Alianza Cooperativa Internacional.
Emilio Godoy para Inter Press Service. Ley General de Sociedades Cooperativas.
Ley para Regular las Actividades de las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamos.