El trabajo constante y la mejora continua de sus actividades ha llevado a la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) a ser una de las mejores universidades a nivel nacional, pasando del lugar 18 en el 2015 al lugar 14 en 2016, de acuerdo al ranking elaborado por América Economía Intelligence.
http://rankings.americaeconomia.com/ mejores-universidades-mexico-2016/).
La selección y evaluación de las universidades fue realizada en base a seis indicadores de resultados: Calidad Docente (30%), Investigación (20%), Prestigio (20%), Oferta de Posgrado (15%), Internacionalización (10%) y la Acreditación de Programas Académicos (5%).

Calidad Docente: La Narro tiene la responsabilidad de la formación de alta calidad de 5,342 estudiantes, atendidos por 576 profesores (31% de ellos con doctorado), inscritos en 21 programas educativos de licenciatura y 18 programas de nivel posgrado que ofrece en sus campus de Saltillo y Unidad Laguna (UL) en Torreón, en el Estado de Coahuila, y Cintalapa en Chiapas. De la población total de estudiantes el 33% son de la región norte, el 34% de la región centro y el 33% de la región sur del país, lo que fortalece la diversidad cultural (en la actualidad estudian en la Narro 524 estudiantes pertenecientes a 32 etnias ubicadas en los municipios más vulnerables de México y que están considerados en la “Cruzada Nacional Contra el Hambre”).
Investigación: La UAAAN incrementó 17% en perfiles deseables PRODEP y 20% en cuerpos académicos; para este año cuenta con un total de 122 profesores perfil PRODEP organizados en 24 Cuerpos Académicos (4 consolidados, 7 en consolidación y 13 en formación), 6 redes temáticas de investigación, y 55 investigadores en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI). De esta forma, los datos del Ranking ubican a la UAAAN en 1.3 publicaciones por investigador, lo cual refleja el compromiso social con la divulgación de la ciencia.
Oferta de posgrados: Con un incremento del 25% con respecto al año anterior, la Universidad logró que el 62.5% de los programas de doctorado y el 77.7% de las maestrías fueran acreditados en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad del CONACYT. La mayoría de los estudiantes de posgrado cubren una estancia en centros de investigación nacional e internacional.
Internacionalización: La UAAAN ha suscrito Convenios Marco de Cooperación Académica con universidades de España, Argentina, Canadá, Costa Rica, USA, Colombia, Cuba, Portugal, además del firmado en Francia con el Instituto Francés de Investigación Agraria (INRA) en presencia del Director del CONACYT y el Ministerio para la Educación y la Investigación de Francia.

Acreditación de las carreras y/o programas educativos: El 57% de las 21 carreras a nivel licenciatura que la Universidad oferta en los tres centros de estudio (Saltillo y Torreón en Coahuila y Cintalapa en Chiapas) están acreditadas. Todos los programas de licenciatura consideran un semestre de prácticas profesionales.
Cabe mencionar que más del 50% del estudiantado de la Narro recibe algún tipo de beca:
•Continuación de estudios
•Prácticas profesionales
•Movilidad internacional
•Movilidad nacional
•Eficiencia terminal postgrado
•Investigación en postgrado

Además, la Narro actualmente fomenta el aprendizaje del idioma inglés mediante la inclusión del nivel mínimo de dominio como requisito de egreso a partir del cohorte generacional que inicia en agosto 2016.
Otro aspecto que ha tomado relevancia durante el último par de años es la motivación y el fomento de la iniciativa estudiantil para formar empresas, para lo cual se ha trabajado en un programa de capacitación entre los estudiantes y egresados de la Universidad, pretendiendo elevar la competitividad individual e institucional.
También se trabaja en el desarrollo social a través de programas de huertos familiares y de capacitación a productores en 59 de las comunidades más necesitadas del Estado de Coahuila, mediante el fomento a la producción primaria y el agregado de valor a los productos regionales.
En la Narro existe el fuerte compromiso de profesionalizar al agro mexicano, por lo que sigue adelante con la preparación de nuevas generaciones preparadas para generar alimento en la cantidad y calidad que exigen los mercados nacional e internacional, vigilando en todo momento los aspectos sociales, económicos y ambientales, es decir, la sustentabilidad del campo mexicano.