"Continuar o no en la relación donde se ha experimentado infidelidad es decisión que sólo la propia pareja puede determinar y se toma por medio de un análisis objetivo sobre el nivel de daño en la relación"

“Toda pareja tiene diferentes etapas por las que pasa a lo largo del tiempo que permanecen” juntos.

Todo comienza con una fase mágica llamada limeranza, en donde el enamoramiento está en su máxima expresión, y donde difícilmente logramos ver algún error o algún punto malo en nuestra pareja. Se ha visto que esta fase difícilmente dura más de 18 meses, y que al final de este periodo la pareja decide terminar la relación o pasar al siguiente paso que es el amor.

Cuán difícil puede resultar el cumplir lo que el libro más leído en la historia de la humanidad nos dice acerca del amor, y aun más reproducir dentro de la pareja lo que durante ese pacto de amor ante el altar se establece y se da por entendido:
“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser”.
“Para decir qué tan mala o buena es la infidelidad, primero habría que preguntarse qué tan buena o mala es la relación. Si es mala, a lo mejor era tiempo de que se rompiera, pero si es buena, muchos reaccionan dándole nueva vivacidad, reencuentran a su pareja. Y aunque para algunos parezca difícil de entender, a veces se acaba con las vidas monótonas y se revive la pasión”.
El aventurarse a estar en una relación de pareja, significa que las personas se sumergen en un reto de confianza hacia el otro, en donde se cree directa o indirectamente que el otro jamás romperá ese pacto de compromiso y/o exclusividad implícita o explícita.

Continuar o no en la relación donde se ha experimentado infidelidad es decisión que sólo la propia pareja puede determinar y se toma por medio de un análisis objetivo sobre el nivel de daño en la relación. Lo importante es estar dispuesto a curar las heridas del pasado, desprenderse del dolor emocional y ver hacia delante, superando la experiencia.

Así mismo, es necesario analizar si la infidelidad se dio por atracción sexual, física, intelectual o de cualquier otro tipo hacia un tercero;
siendo importante el darnos cuenta si este evento de infidelidad se ha presentado como una señal de alerta ante un mal funcionamiento como pareja o si únicamente se está presentando como un “salir” de la rutina, o por una monotonía evidente o por estar viviendo una indiferencia ante las necesidades de atención por parte de la pareja.

Si al analizar el proceso de infidelidad, ambos llegan a la conclusión de que han tenido muchas fallas, y aun así en ambos existe el deseo de trabajar sobre su relación para lograr un cambio, se puede considerar el retomar el compromiso de pareja, partiendo desde el perdonarse.
En muchas ocasiones, el proceso de infidelidad puede reafirmar a las parejas, ya sea una infidelidad en el plano sexual que es a la que más se inclinan los hombres o en una infidelidad emocional o romántica que es en la que tienden a caer las mujeres.

Existen muchas situaciones que hacen que uno de los miembros de la pareja busque en alguien externo algo que no tiene o no encuentra en su actual pareja. Algunas de estas situaciones son:
*Falta de comunicación.
*Abandono emocional.
*Descuido en el plano sexual.
*Mala elección de la pareja.
*Venganza a una infidelidad de la pareja.
*Crisis personales.
*Reforzar seguridad y autoestima a través de ser infiel.
*Búsqueda de nuevas experiencias.

Algo que se puede hacer al descubrir que la pareja es infiel, es entender que desde luego es una situación muy dolorosa, pero se debe pensar en la relación como algo rescatable siendo el amante un tercero circunstancial que pasó a la historia, y que ya está fuera de escena. Establecer una comunicación totalmente abierta con la pareja, no dejar el tema sin hablarlo, hay que sacarlo a relucir para recuperar la intimidad emocional.

Resulta útil en el proceso de superar la infidelidad, tratar de darse cuenta cuales son aquellos motivos por los que ambos pueden sentirse infelices dentro de la pareja y trabajarlos.
El recurrir a una terapia sexual es de suma importancia ya que ayuda a darse cuenta de cuales son las fortalezas que como pareja conservan aun en medio de este duelo, recomendamos tratar de evitar escuchar consejos de amistades y si aun con el paso del tiempo no se ha sido capaz de olvidar y superar el evento de infidelidad, tal vez lo mejor es tomar una decisión más tajante.

Toda pareja está en riesgo de pasar por un proceso de infidelidad, por lo que la comunicación dentro de la pareja, las demostraciones afectivas, la confianza, etc., son muy importantes para alimentar una relación y evitando así el ir a buscar en alguien más, algo que mi pareja me puede proporcionar.