"En un hipotético caso que por dedazo se haga el ajuste y el SM se llegue al valor esperado de $186 pesos. ¿Qué pasa si no se corrigen los problemas que originaron está pérdida de valor? Volveremos a poder crear un círculo vicioso"

Incrementar el salario mínimo (SM) es una acción necesaria y urgente para mejorar la situación económica del país. Es una idea muy noble que ningún político se opondría a realizarla, pero la pregunta, ¿Por qué hasta hoy? ¿Cómo hacerlo?

El argumento más sólido es la perdida adquisitiva del SM, es decir, ahora se compran menos cosas con el monto al que equivale SM. Y el otro argumento, es que el salario del mexicano es el más bajo con respecto a los demás países de la OCDE. Hay una guerra de cifras sobre el porcentaje que se ha perdido. De acuerdo con la revista Expansión e información de la UNAM, de 1980 a 2009 se perdió cerca del 70%, menciona que del 2006 al 2012, hay una depreciación del 25%, cifras alarmantes.

Este es un tema muy recurrente en las diversas facultades de Economía del país, desde hace varios años se ha debatido el problema, se han realizado: estudios, mesas de análisis, foros, ponencias en diversos congresos y una infinidad de material académico. Como economista me alegra que por fin se incluya en la agenda política a nivel nacional.
¿Por qué hasta hoy? Si quieren darle lectura política, adelante. Lo importante es que se haga ruido sobre el tema y se realice algo. Pero creo que la solución no es llegar a un acuerdo legislativo y por medio de un decreto se resuelva, se necesita revisar el problema de fondo y hacer un blindaje de salario mínimo fortaleciendo otros indicadores económicos.
Si la solución que presenta es un simple acuerdo de ley va a perjudicar más de lo que se piensa beneficiar. Los proponentes no han presentado un estudio serio de lo que pasaría. El salario mínimo tiene una estructura, por algo está creada la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI). Que es una institución que no ha funcionado y ha quedado rebasada, actualmente está dando patadas de ahogado creando foros con especialistas y demás actividades. Es un elefante blanco, que no está justificando su existencia y lo principal ha fracasado en su función original. ¿Qué va a pasar con ella?
Para realizar los ajustes del SM y asignar el nuevo del año en curso, se necesita tomar en cuenta un indicador muy importante; la inflación (aumento de precios). Lo nueva asignación normalmente se realiza de la siguiente manera: al salario del año anterior, le aumente el pronosticado de inflación del año que se va a cursar y la diferencia de lo pronosticado y lo real de la inflación de año anterior, es decir; Si el SM es de $50 pesos y se pronostica una inflación de 4% y el año anterior se había pronosticado una inflación de 3% y la real fue de 4%, el incremento al valor del SM sería 5% más, en este ejemplo el SM nuevo seria de $55 pesos. Este es un ejemplo de cómo se debería ajustar normalmente un SM ¿Qué pasa si la inflación que nos da las autoridades para hacer el ajuste está por debajo de lo que es el realmente? (Hay algunos estudios que demuestra que la medición gubernamental es incorrecta) desde hace años nuestro dinero ha perdido valor. La pérdida del valor adquisitivo de SM se debe a que a que durante décadas no se ha realizado el ajuste adecuado, que no se culpe a la crisis internacional, el problema está en la medición y el ajuste. No es que se critique el método para medir la inflación o se diga que está manipulando el indicador por parte de la institución encargada que es el Banco de México (Banxico). Sin duda algo se está haciendo mal.

En un hipotético caso que por dedazo se haga el ajuste y el SM se llegue al valor esperado de $186 pesos. ¿Qué pasa si no se corrigen los problemas que originaron está pérdida de valor? Volveremos a poder crear un círculo vicioso. También se debe tocar el tema de reformar la metodología en la medición de la inflación y en la de los ajustes salariales que se realizan anualmente.

Si hacen un ajuste al SM sin tomar en cuenta el tema inflacionario, va a resultar nocivo. Si se va a beneficiar momentáneamente a las personas que ganan el mínimo. Pero los que ganan arriba del SM van a salir perjudicadas. Además del incremento deben de realizar un control de precios, para que el poder adquisitivo no se caiga, de otro caso, se vendrá una desbandada inflacionaria.

La incógnita es, cómo decirles a los productores y prestadores de servicios que incrementen el salario de sus trabajadores sin incrementar el precio de su bien o servicio final. Los dueños de los medios de producción no van a querer reducir su beneficio económico. Van a optar por incrementar el precio o por despedir personal. Con qué autoridad moral las instituciones federales van a meter en cintura a los dueños de los medios de producción para que no realicen ninguna de las acciones antes mencionadas, si días pasados declararon que los paraísos fiscales no son penados, en otras palabras, la evasión de impuesto es permitido. Este otro tema que dé para más análisis.

Es necesario un alza del salario mínimo, pero debe venir acompañada con un control de precios (que lo han hecho mal por años), control en las tasas de interés y una buena generación de empleos, que tampoco lo han realizado adecuadamente. En caso que no se integren las acciones antes mencionadas como un paquete de políticas, se va a generar una burbuja inflacionaria y se tendrá como resultado final que nuestro dinero alcance para menos. Si el problema se resolviera por decreto hace mucho tiempo, países en la misma situación que México habrían reducido sus tasas de pobreza.

La nueva política salarial debe venir acompañada de una fuerte generación empleos, es decir, una mejor oferta laboral con trabajos bien remunerados. Para que en el momento que el empleador despida a su trabajador por el tema de mejorar salarios, este no se encuentre en el desempleo. No solo es la urgencia de dar un salario digno a las personas que ganan el mínimo, hay un problema casi sistemático en los salarios del mexicano, de acuerdo con información de la OCDE, son los que más trabajan y menos perciben. También el bajo nivel salarial de México obedece a una débil oferta laboral, y esta se debe mejorar para dar respuesta al bajo nivel salarial. Las leyes económicas, aunque nos la veamos ahí están presente, oferta, demanda y puntos de equilibrio. Si no se mejora la oferta, el punto de equilibrio seguirá muy bajo. El problema económico más grande de México es que lo gobernantes ven los indicadores económicos de manera independiente y no quieren visualizar o no saben que la economía es un ente completo. Solo leen los fragmentos que les convienen y no dan una lectura integral y completa. Esa práctica solo los lleva a descontextualizar la realidad y por eso toman decisiones que en lugar de beneficiar perjudican. Si no se realiza una política integral y por necedad se sube el salario sin más análisis, se vendrá un incremento inflacionario y un aumento en la tasa de desempleo, fenómeno que se le conoce como ‘estanflación’. Si las autoridades apuestan por mejorar los salarios castigando la inflación, van a terminar por perjudicar a la clase media, ya que los que perciben más de un SM no todos los años tienen ajuste salarial, si de por si los salarios son bajos, con un aumento inflacionario se va a perder capacidad de compra y los que pasan por un etapa de desempleo, sus ahorros con los que subsisten van a valer menos.

Para realizar esta nueva política es necesario sentar a las diversas instituciones que de forma directa e indirecta están involucradas en este tema; BANXICO, CONASAMI, Secretaria de Hacienda, representantes de las diversas cámaras, tanto de comercio como de empleadores, es un trabajo arduo y en conjunto. Mejorar el SM es obligatorio, son intenciones nobles y urgentes, pero también deben controlar los demás indicadores. El temor a que lo presente como lo están manejando no es porque este en contra, es porque si no lo realizan bien vamos a salir perjudicados.