"!!PERO!!, para que te regresen hay que llevar hasta una carta del señor obispo firmada por el Papa y radiografía del cerebro para ver si está bien de la cabeza, es decir todo un embrollo y no hay poder humano ni celestial que te ayude a recuperar esa lana. ¿Y los miles o millones de ahorradores de estos afores que mueren y nadie lo cobra?".

Los mexicanos en común somos desordenados, nos gastamos hasta lo que no tenemos y orillados por la miseria, el desempleo, los bajos salarios entre otras cosas, recurrimos a todo lo que pueda escurrir y dejar un centavo, el ahorrar no entra en el catalogo de nuestras costumbres o siquiera de apuros. De esto se aprovecha la Casta divina y de cajón nos quita impuestos sobre esto, aquello, lo otro y en todo va en el tributo que tenemos que rendir para que hagan los que mandan en el país con estos impuestos lo que les de la gana. Ya pasó una y otra vez, que con el ahorro de los mexicanos, IPAB antes el FOBAPROA o sea el famoso ‘Robaproa’ con el que se rescató a los banqueros y después el magro ahorro o que supuestamente nos quedó, se les prestó con fondo perdido a los dueños de las carreteras privadas, también se han creado fideicomisos para educación, para salud, para seguridad pública, etc.; todo con nuestro dinero y el caso más certero es SAT, o sea Hacienda, una máquina de dos velocidades, la primera es rápida y cruel, te exige y obliga a que pagues tributo (ellos le llaman impuesto), la segunda es una velocidad que no se nota, lenta y la que no devuelve nada, inclusive es la única que no da información sobre lo que recauda al mes o al año, sólo gráficas y comparaciones.

Los mentados AFORES que se pelean los bancos y otras instituciones, que es el ahorro de los trabajadores que están afiliados al IMSS, es un dinero que entra muy fácil a las diferentes instituciones que las maneja, hasta se lo pelean esta cereza del pastel y juegan a ver cuál de las instituciones de estos AFORES da más rendimiento !!PERO!!, para que te regresen hay que llevar hasta una carta del señor obispo firmada por el Papa y radiografía del cerebro para ver si está bien de la cabeza, es decir todo un embrollo y no hay poder humano ni celestial que te ayude a recuperar esa lana. ¿Y los miles o millones de ahorradores de estos afores que mueren y nadie lo cobra? Ese dinero que nadie cobra viene a ser la corona o la cereza del pastel, los que nunca recuperan el dinero por tan engorrosos trámites, o por desconocer inclusive que tienen esa lana guardada.

El caso más siniestro fue aquel que sucedió con el dinero que USA devolvió a los trabajadores que fueron de braceros y que los impuestos generados fueron devueltos y entre varios gobiernos se lo robaron y es fecha que para cobrarlos, estos pobres hombres o sus familiares han afanando y pasado las de Caín, se asegura que menos del 40 % son los que han cobrado este dinero devuelto por lo generado en impuestos en los trabajadores de Braceros. Los Afores y otros ahorros como son los del IMSS, el ISSSTE entre otros se difuma y también sucede con algunos seguros de vida en diferentes dependencias en donde estas aseguradoras olímpicamente con permiso de las cientos de dependencias gubernamentales y el sistema que opera da la impunidad y corrupción y se guardan ese dinero, de ahí que crezcan estas compañías a pasto. Recuperar dinero de AFORES, de los diferentes seguros y otras dependencias para la gente común no es fácil y en millones de casos estas franquicias o bancos se quedan con esa lana. Mientras nuestros representantes y defensores del pueblo o sea los H. Legisladores andan entretenidos en otras miasmas que nada benefician al los habitantes, los magos en las finanzas y expertos en lana hacen y manejan a su antojo lo que quieren con nuestro dinero. Si usted se pregunta, ¿Qué han hecho los de la Clase alta con el dinero de las ganancias del petróleo desde los años 50’s a la fecha ? nadie de la cúpula o casta divina le va a contestar, porque la respuesta es clara, sencilla y es publica… Han construido imperios de fortunas, han enriquecido miles de familias y es la caja chica, grande y mediana de los
gobiernos y líderes en turno… Así que la pregunta en este paraíso fiscal llamado México sigue por los siglos de los siglos… ¿DE Quién es tu dinero?.