El islam es una de las tres creencias o religiones que derivan de las profecías de Abraham junto con el judaísmo y el cristianismo. De acuerdo con la tradición islámica, Mahoma es el primer profeta fundador del islam

Recientemente hemos visto y escuchado mucho acerca de los acontecimientos en el norte de África y el Medio Oriente que han trastocado el orden mundial; en los que recurrentemente se menciona al Estado Islámico, a los sunníes, chiíes y al Califato. Pero ¿qué son todos estos conceptos y de donde provienen? Parte de la respuesta a esa interrogante es materia del presente artículo, cuyo único fin es poner al alcance del lector un poco más de información para estar en posibilidad de entender a mayor profundidad algunos procesos de cambio en el mundo contemporáneo y así incrementar nuestro acervo cultural que mitigue los efectos e impactos mediáticos sesgados por intereses en juego.
Bien, pues iniciemos por definir nuestro marco de referencia, el cual tiene origen en el islam que es la religión monoteísta abrahámica, o sea, es la religión o conjunto de creencias en un sólo e único dios, basadas en la fe predicada por el profeta Abraham, quien a su vez fue el primero después del diluvio; por lo que es considerado el “padre de la fe”. Esto es, el islam es el resultado de la fe en las creencias establecidas por Abraham como primer profeta, de ahí su denominación de religión abrahámica.
El islam es una de las tres creencias o religiones que derivan de las profecías de Abraham junto con el judaísmo y el cristianismo. De acuerdo con la tradición islámica, Mahoma es el primer profeta fundador del islam siguiendo la fe impuesta por Abraham. Por otro lado, Moisés fue el profeta y líder espiritual del judaísmo que también practica las creencias abrahámicas, mientras que Jesús de Nazaret lo fue para el cristianismo, religión derivada también de la tradición abrahámica. Así tenemos que el origen de las tres religiones (islamismo, judaísmo y cristianismo) es Abraham pero con tres profetas diferentes (Mahoma, Moisés y Jesús).
Ahora bien, aquellos creyentes en la religión del islam son llamados musulmanes, mientras que los seguidores del judaísmo son llamados judíos y los creyentes del cristianismo, cristianos. De hecho, según la tradición islámica todo aquel que se somete a la voluntad de Dios es llamado “musulmán”, cuyo significado deriva de la palabra árabe “muslim” que significa “sometido o entregado a la voluntad de dios”.
Por otra parte, la palabra judío proviene del vocablo hebrero “Yehudáh” que significa “hijo de Jacob” quien fuera nieto de Abraham, re-nombrado como Israel, por lo que judío también tiene la significación de “hijo de Israel” para extenderse posteriormente a “pueblo de Israel”. Otras fuentes afirman que “Yehudah” hace referencia a la región de Judea (Judah) cuyo origen es la palabra hebrea que significa “reconozco o agradezco a Dios”.
Los cristianos tienen su denominación de la palabra “Cristo” que proviene del griego antiguo “Jristos” que a su vez proviene del hebreo “Mashiaj” que significa “Mesías” o “ungido por Dios”. Así los creyentes del cristianismo o cristianos sostienen que Jesús es Cristo, o sea, “Jesús es el Mesías”.
En cuanto a las deidades, Alá es el Dios de los musulmanes, de hecho Alá es la traducción arábica de “Dios”. Mientras que para los judíos, Dios es Jehová que deriva del hebreo antiguo “Yahveh”. Para los cristianos Dios es una trinidad conformada por un Dios padre, un Dios hijo y su espíritu, o sea, una santa trinidad que representa a una sola entidad denominada como en el judaísmo “Yahveh”.
El islam plasma sus prescripciones en un libro sagrado denominado “Corán” que deriva del vocablo árabe “al qur ân” que a su vez significa “la recitación”. Por su parte, el judaísmo plasma sus creencias en “sagradas escrituras” compuestas por el Taraj o Biblia Hebrea y la Torá (texto de ley, enseñanza e instrucción judía). Mientras que en el cristianismo encontramos que sus sagradas escrituras están compuestas por el “Antiguo testamento”, el “Nuevo testamento” y la “Biblia”.
Bien pues, expuestas a grosso modo el origen y diferencias entre las tres principales religiones de origen abrahámico, pasemos pues a aclarar los conceptos de califato y Estado Islámico, así como, ubicar en éstos a los sunníes y chiíes.
La palabra “Califa” proviene del árabe “Jalifa” que significa “representante”, o sea, es el cargo de sucesor y delegado del profeta Mahoma en la dirección de la comunidad musulmana y bajo las reglas del islam plasmadas en el Corán.
El término “Califato” es inicialmente liderado por los discípulos y seguidores del profeta Mahoma, que como ya lo mencionamos, es el primer profeta fundador del islam, religión que a su vez deriva de las creencias establecidas por Abraham en cuanto al origen de todo y cuyos seguidores son llamados musulmanes, quienes siguen los mandatos y filosofía islámica plasmada en el Corán en adoración a Alá. Así, el califato es considerado una forma de Estado teocrático, o sea, con una franca orientación religiosa. La comunidad musulmana se divide esencialmente en sunníes y chiíes. Los primeros son mayoritarios mientras que los segundos son una muy pequeña minoría.
Tras la muerte de Mahoma en el año 632, le sucedieron cuatro califas o representantes del profeta Mahoma, quienes ejercían funciones de dirección y representación de la comunidad musulmana; sin embargo, con el tiempo el cargo fue debilitándose; primero a través de una sutil división entre el jefe del Estado islámico (Califa) y el Jefe de Gobierno (Emir) hasta que en 1926 se abolió constitucionalmente el último califato islamista. Pasaron seis califatos o Estados islámicos desde la muerte de Mahoma hasta que el último fue abolido en el siglo XX.
Hoy día el grupo de islamistas sunníes radicales pretenden establecer un nuevo Califato o Estado Islámico que hasta ahora no tiene el reconocimiento internacional y está conformado por un grupo terrorista insurgente fundamentalista yihadista asentado en Irak, Siria y Libia; contra el cual Estados Unidos y Europa hacen frente común para su contención y exterminio por medios bélicos.