Entrégate. Rómpete y vuélvete a levantar. Que pierde más el que no lo intenta, el que no abre su corazón que quien inventa ideas nuevas cada día para demostrar lo mucho que se quiere.

En la vida te vas a encontrar con diferentes situaciones, parejas o momentos que te provoquen abandonar todo…
No dejes que nada ni nadie te quite esas ganas de amar y de entregar todo lo que tienes para dar.
Nadie tiene la obligación de amarte, entiéndelo. Entiende que cada persona está luchando su propia batalla y que no siempre estará en tus manos arreglarlo.

Eres suficiente, eres guapa, eres o serás el motivo de insomnio de alguien. Siempre eres suficiente. Si en algún momento llegas a pensar que no lo eres, estás en el lugar equivocado, nada más.
No le tengas miedo al amor, sigue amando sin pensar en las consecuencias, sin exigir que te quieran a cambio. El amor no se trata de eso. Ama, ama en silencio, en voz bajita o ama a gritos, pero ámate más a ti. Y entonces, no estarás amando a la persona equivocada.

No importa cuántas veces te fallen, no pierdas la esperanza, no creas que no naciste para amar. Entrégate. Rómpete y vuélvete a levantar. Que pierde más el que no lo intenta, el que no abre su corazón que quien inventa ideas nuevas cada día para demostrar lo mucho que se quiere.

Anda, niña. No dejes de creer que el amor es maravilloso, porque lo es. No creas que es tu culpa, porque no lo es. Es más, no busques culpables, que nadie tiene por qué asumir la responsabilidad de esa tristeza que en primer lugar no debería existir.

Si alguien no quiere recibir tu amor, está tomando una decisión, probablemente se arrepienta en un futuro, probablemente no. Pero eso no te corresponde a ti saberlo. Tú sigue amando la vida y entonces la vida se encargará de hacerte sonreír.

No dejes de enlistar las razones por las que lo amas, no evites suspiros, no te vuelvas fría. No intentes buscar cada noche el amor en unos labios diferentes, el amor no está ahí. El amor te está esperando para demostrarte que tener corazón blando vale la pena. Habrá quien quiera tomar de tu mano, besarte por las mañanas y no soltarte nunca, te lo prometo.

Deja de confundir el amor. Deja de conformarte. Deja de creer que algo está mal contigo.
No le tengas miedo al amor.
Siempre eres suficiente.