Una Zona Metropolitana es definida como “el conjunto de dos o más municipios donde se localiza una ciudad de 50 mil o más habitantes, cuya área urbana, funciones y actividades rebasan el límite del municipio que originalmente la contenía, incorporando como parte de sí misma o de su área de influencia directa a municipios vecinos, predominantemente urbanos, con los que mantiene un alto grado de integración socioeconómica; en esta definición se incluye además a aquellos municipios que por sus características particulares son relevantes para la planeación y política urbanas. Adicionalmente, se definen como zonas metropolitanas todos aquellos municipios que contienen una ciudad de un millón o más habitantes, así como aquellos con ciudades de 250 mil o más habitantes que comparten procesos de conurbación con ciudades de Estados Unidos de América” (Delimitación de las Zonas Metropolitanas de México 2005, CONAPO, SEDESOL, INEGI).

Las 55 Zonas Metropo¬litanas existentes en nuestro país generan aproximadamente el 76% del PIB nacional y concentran alrededor de 51.5 millones de habitantes, lo que representa el 53% de la po¬blación urbana de México. Debido a su creciente importancia en el desarrollo económico del país, con su consiguiente impacto en el desarrollo regional y municipal; en los últimos años se ha impulsado el fortalecimiento y la consolidación de las Zonas Metropolitanas; en virtud del papel estratégico de la integración de los gobiernos locales en los ámbitos metropolitanos; aunado a la imperiosa necesidad de reforzar las formas democráticas y participativas básicas, como formas en que se deben relacionar los gobernantes y los go-bernados en el espacio social y político más cercano a los ciudadanos, como lo es el gobierno local; tomando en cuenta que la sociedad es cada vez más exigente con sus gobiernos, y son crecientes los reclamos de mayor honestidad, transparencia y responsabilidad. Mientras que a los gobernantes les interesa fortalecer su legitimidad, confianza y credibilidad ante los ciudadanos.

Creación de la Zona Metropolitana de La Laguna

El 13 de Diciembre de 2007 se constituye mediante un decreto la Zona Metropolitana de la Laguna; su integración se dio mediante la agrupación de cuatro municipio conurbados, dos de Coahuila: Torreón y Matamoros, y dos de Durango: Gómez Palacio y Ciudad Lerdo. La Zona Metropolitana de la Laguna ocupa el noveno lugar dentro de las 55 Zonas Metropolitanas de México. Algunos de los objetivos básicos de la ZML consisten en lograr mejorar el aprovechamiento de los recursos naturales y humanos, para mantener y ampliar la infraestructura urbana, planificar la expansión de las ciudades, reordenar su interior y mejorar la calidad de sus servicios públicos, que los gobernantes y la población logren tener y mantener una concepción global del desarrollo, para lograr tanto la integración física de los municipios, como la integración de fondo tanto social, como política y administrativa, elementos claves como detonadores del desarrollo sustentable, para aumentar las ventajas competitivas de la Zona Metropolitana.

En el año 2008 se crea el Fondo Metropolitano a nivel federal para dar recursos a los Ayuntamientos que emprendan acciones de carácter metropolitano bajo la figura de Asociaciones de Municipios. En las Reglas de Operación del Fondo Metropolitano se nos señala lo siguiente: “En el artículo 40 del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal 2008, se prevé que los recursos del Fondo Metropolitano se destinen, prioritariamente, al desarrollo de estudios, programas, proyectos, acciones y obras públicas de infraestructura y su equipamiento, que impulsen la competitividad económica y las capacidades productivas de las zonas metropolitanas; que coadyuven a su viabilidad y a mitigar su vulnerabilidad o riesgos por fenómenos naturales, ambientales y los propiciados por la dinámica demográfica y económica; y que incentiven la consolidación urbana y el aprovechamiento óptimo de las ventajas competitivas de funcionamiento regional, urbano y económico del espacio territorial de las zonas metropolitanas. (DOF 28/03/08).

Las acciones de modernización de la Zona Metropolitana de la Laguna por tanto deben estar acordes con los criterios de operación del Fondo Metropolitano para incidir en el desarrollo en principio del área conurbada, constituyéndola en un “polo de desarrollo” aprovechando las “economías de aglomeración” y con esto, por “difusión de innovaciones” y posteriormente por las “deseconomías de aglomeración”, trasladar los beneficios del progreso a las “áreas periféricas”. O en otros términos, se trataría de lograr un desarrollo regional más equilibrado. Lo que en parte pudiera ser cierto, siempre y cuando la intervención estatal con sus recursos, no se queden exclusivamente en el “lugar central” o Zona Metropolitana, sino que existan mecanismos compensatorios que permitan que los 12 municipios restantes de la Región Lagunera que no participan en la Metrópoli, acceder a otras fuentes de financiamiento para lograr su plena integración regional, y así poder cumplir sus funciones municipales básicas como son: la promoción de un desarrollo económico sustentable, el cuidado del medio ambiente y los recursos naturales, la preservación de la identidad cultural y étnica, la conservación del patrimonio histórico, el suministro de los servicios públicos básicos, la promoción de la participación de la ciudadanía en los procesos de toma de decisiones, a fin de ejercer y consolidar la democracia política y social en el ámbito local.