"En Viesca estuvo cautivo el llamado “Padre de la Patria” don Miguel Hidalgo, después de haber sido detenido en Acatita de Bajan, población del Estado de Coahuila, junto con otros líderes insurgentes"

“Resurgiremos siempre”
Lema del Escudo de Viesca

Descubriendo a Viesca

La primera vez que visité Viesca fue a mediados de los setenta. En ese entonces cursaba el tercer semestre de la carrera de Economía, y tenía que realizar un trabajo académico sobre las características del municipio. De manera que en compañía de otros compañeros emprendimos el camino al “Comala” lagunero. De ese viaje recuerdo que acudimos a la Presidencia Municipal, donde amablemente nos atendió el Secretario del Ayuntamiento, quien nos explicó las venturas y desventuras del municipio. Su auge y decadencia, y sus perspectivas sombrías, propias de un pueblo casi abandonado.

Uno de los aspectos más notables de la charla con el funcionario municipal consistió en su descripción del viejo Viesca, un vergel en medio de la nada, con su abundancia de agua, que permitía subsistir a la población gracias a las actividades agrícolas y a la explotación de la sal, además de permitir la existencia de una gran diversidad de vida animal y vegetal, gracias a sus lagunas y manantiales. Descripción que fue acompañada gráficamente con una visita a unos cerros aledaños al poblado, donde se apreciaba en sus cúspides la huella salitrosa que denotaba la antigua presencia indiscutible de agua en abundancia, además de la existencia in situ de una gran cantidad de conchas y caracoles en las cimas y laderas de los cerros pelones. Ya no quedaba nada de sus famosas lagunas, ahora todo estaba seco y marchito. Como los ánimos de sus pobladores, sin mayores esperanzas en un porvenir incierto, olvidados del desarrollo pujante de una Comarca Lagunera en pleno proceso de expansión financiera, industrial y comercial en esos años.

Posteriormente, visite Viesca en cuatro o cinco ocasiones más. Visite sus mágicas Dunas de Bilbao, formaciones de arena resultado de la desecación del antiguo Mar de Tethys, y famosas por ser uno de los sitios de filmación, entre otros, de la inolvidable película de culto “El topo” de Alejandro Jodorovsky, que aquí entre nos, les diré que es una de mis películas favoritas. Recorrí sus calles y plazas. Admire el Templo de Santiago Apóstol, frente a la plaza principal. Consumí sus alimentos típicos, sus dátiles, dulces de leche, las “quemadas”, “mamones” y gorditas de cocedor; visite el hoy ya seco ojo de agua, ahora convertido en el balneario “Juan Guerra”; visite sus blancas y alucinantes salinas. Visite también la Ex Hacienda de Santa Ana de Hornos, en la desviación al ejido Venustiano Carranza, donde se encuentra la recientemente restaurada capilla del siglo XVIII, con sus pinturas del siglo XVII y sus santos tallados en madera.

Conocí “El paraíso terrestre”, una de las cantinas más antiguas de la Región Lagunera, donde se encuentran unos Murales de antología. Me toco asistir a la inauguración de dichos Murales, ceremonia que contó con la presencia de la cantante Astrid Hadad, la cual acudió al “Paraíso Terrestre” después de la presentación de su inolvidable show al aire libre, en un templete colocado en las afueras de la presidencia municipal. Acudí también a la presentación de los Dandys, o lo que queda de ellos, también al aire libre en las afueras de la presidencia de Viesca. Una velada muy amena, ya que los pobladores de Viesca estuvieron felices y los Dandys sonaban igual o mejor que la formación original.

El sábado 8 de noviembre de 2014 volví nuevamente a Viesca acompañado de mi esposa Bertha Ruiz, y de compañeros de la UA de C, gracias a la invitación del Ing. Heriberto Martín Hernández Vélez, quien mediante un ameno y agradable “tour” nos mostró los encantos de Viesca, ahora considerado como “Pueblo Mágico”. Posteriormente al tour el Ing. Hernández Vélez nos ofreció una deliciosa y abundante comida, en la casa que la familia Hernández Vélez tiene en Viesca. En dicha comida no podían faltar los alimentos y dulces típicos de Viesca (dulces de leche, “mamones”, gorditas de cocedor, etc.). Por cierto las gorditas de cocedor que consumimos hasta el exceso, fueron merecedoras del primer lugar en un concurso reciente relacionado con la gastronomía viesquense. Enhorabuena a Martín por acercar a los universitarios al conocimiento de su región.

De su fundación y su pasado histórico

Esteban L. Portillo nos dice que Viesca se fundó “El 24 de Julio de 1731 por el alcalde Mayor de Parras D. Prudencio de Basterra, acompañado del cura Don Manuel Valdés y cuarenta y cinco familias tlaxcaltecas, y cuatro solteros, se le dio a la nueva población el nombre de San José y Santiago del Álamo. Por decreto del Congreso del Estado, fecha 21 de Septiembre de 1830, se mandó erigir en Villa con la denominación de San José de Viesca y Bustamante”. (Esteban L Portillo, Catecismo geográfico, político e histórico del Estado de Coahuila de Zaragoza, Segunda edición, 1897, p.119).

Recibió el nombre de San José de Viesca y Bustamante en memoria de Don José María Viesca, primer gobernador del Estado de Coahuila y Texas, magistrado y senador, oriundo de Parras de la Fuente, Coahuila y de Anastasio Bustamante, presidente de México en 1930. A partir de 1834, el municipio solo conservó el nombre de San José de Viesca.

En Viesca estuvo cautivo el llamado “Padre de la Patria” don Miguel Hidalgo, después de haber sido detenido en Acatita de Bajan, población del Estado de Coahuila, junto con otros líderes insurgentes. Después de su captura, en su larga travesía al Estado de Chihuahua donde serían juzgados y ejecutados los principales insurgentes (Allende, Jiménez, Hidalgo, Aldama, etc.), uno de los sitios de prisión fue precisamente el poblado de Viesca. También Viesca fue uno de los lugares de resguardo y hospedaje de don Benito Juárez, en su largo peregrinar por estas tierras norteñas defendiendo la patria ante el imperio de Maximiliano y sus aliados conservadores mexicanos.

En la página del Museo Juarista se puede leer una excelente crónica sobre la estancia de Juárez en Viesca la cual en uno de sus fragmentos nos dice: “Tres o cuatro días antes de finalizar el mes de agosto del año de 1864, una mañana llena de sol, González Herrera con tres hombres de confianza, salió de la Villa del Álamo, con rumbo a la Peña –Que bizarro aspecto del soldado de la Republica, con magnífico caballo, pantalón de gamuza, espuelas de plata y sombrero de pelo de anchas alas sin adorno; hacían de él un personaje de historia y de leyenda- ¿A dónde iban?, la curiosidad no se hizo esperar mucho, porque al siguiente día por la tarde, los habitantes de San José del Álamo y Bustamante vieron con asombro una caravana que se componía de coches y carruajes con capacetes de lona, donde se venían conservando nada menos que los archivos de la nación.

Hay que advertir que la primera caravana se trataba de carros y carretas, pero minutos después una caravana de coches entraba por la misma calle, y como ya dijimos antes el pueblo por curiosidad estaba estacionado en las banquetas y prorrumpió en aplausos y manifestaciones de júbilo al reconocer al interior del coche primero la figura estoica e inconfundible del indio de Guelatao; en el mismo coche acompañaba a don Benito el coronel Jesús González Herrera, Sebastián Lerdo de Tejada y el poeta don Guillermo Prieto, y otros más venían en las diligencias posteriores y más atrás venía el resto de enconados patriotas de la capital de la república. Los carruajes hicieron alto frente a la residencia del coronel Jesús González Herrera; cuando se hubieron quitado el polvo del camino los viajeros, se les sirvió una cena que fortaleció las energías agotadas de los paladines de la reforma”. (http://www.museojuarista.com.mx/introduccion-juarez-imagen-y-presencia/viesca-en-tiempos-de-la-intervencion-francesa/)

Los pobladores de Viesca fueron precursores de la Revolución Mexicana al atender el llamado de los hermanos Flores Magón para iniciar el movimiento revolucionario; el escritor Jaime Muñoz, retomando diversas fuentes nos señala: “La noche del 24 al 25 de junio de 1908 Viesca fue tomada por los revolucionarios seguidores de Ricardo Flores Magón. El alzamiento debía ocurrir en esa fecha en varias plazas de la república. Solo Viesca le fue totalmente fiel a la consigna magonista. En otros lugares el movimiento armado estallo con posteridad.”
(http://rutanortelaguna.blogspot.mx/2008/05/magonismo-revolucionario-en-viesca.html)

Durante el Porfiriato, en Santa Ana de Hornos se instaló una fábrica de locomotoras y tranvías, para cubrir la demanda de ferrocarriles en expansión en dicho período. Esto permitió la existencia de empleos e ingresos para la población, sin embargo ante la inestabilidad política resultado de la Revolución Mexicana, la empresa cerró, y sus pobladores reorientaron su actividad económica hacia la agricultura, gracias a la coyuntura abierta por Lázaro Cárdenas mediante la Reforma Agraria.

Don Lázaro Cárdenas anduvo por Viesca en los tiempos del Reparto Agrario en la Laguna, específicamente en la Ex Hacienda de Santa Ana de Hornos, donde constituyó un ejido que tuvo por nombre oficial Venustiano Carranza. La antigua Hacienda de Santa Ana de Hornos perteneció a la familia Zuloaga, pero en 1867 les fue confiscada por haber apoyado la instauración del Segundo Imperio Mexicano. Actualmente la población de la Ex Hacienda de Santa Ana de Hornos subsiste de manera precaria gracias al esporádico turismo, generado a partir de la restauración de la capilla del siglo XVIII, realizada a partir de 2010.

La Magia de Viesca

En 2012, Viesca fue declarado Pueblo Mágico. También en ese mismo año fueron declarados Pueblos Mágicos las ciudades de Cuatro Ciénegas, Mapimí y Arteaga del Estado de Coahuila. El programa Pueblos Mágicos se creó en 2001 por la Secretaría de Turismo (Sectur), en coordinación con diversas dependencias gubernamentales, con el fin de reconocer, proteger y guardar la riqueza cultural.

Son varias las ciudades que han sido consideradas como Pueblos Mágicos, desde aquellas con pasado indígena, con legado colonial, con tradiciones seculares y ancestrales, o bien aquellas con sitios o lugares donde sucedieron grandes acontecimientos históricos. Algunos de los objetivos del Programa Pueblos Mágicos tienen que ver con la estructuración de una oferta turística de alcance nacional e internacional, promocionar las artesanías, festividades, tradiciones, gastronomía, promover el ecoturismo, deporte extremo, pesca deportiva, etc.

Con esta denominación de Pueblo Mágico, Viesca podrá estar en posibilidad de obtener recursos adicionales para desarrollar proyectos turísticos y de exposición de sus riquezas culturales, históricas y gastronómicas, que le permitan generar fuentes de empleo tan necesarios para la reactivación económica del municipio. Su ubicación al sur de Coahuila y la relativa cercanía de los municipios de Matamoros y de Torreón del estado de Coahuila, de aproximadamente 70 kilómetros, así como de los municipios de Gómez Palacio y Lerdo, del estado de Durango, de similar distancia, podrían detonar su desarrollo bajo la perspectiva turística, ahora con el impulso propio de la denominación de Pueblo Mágico.

Su pasado histórico como cuna y origen de la región lagunera, su poblamiento por los hábiles tlaxcaltecas y los españoles, su papel trascendente en la Reforma y Revolución, así como en la Reforma Agraria Cardenista, el paso de Hidalgo, Juárez y Cárdenas, entre otros acontecimientos históricos relevante, requieren una revalorización y reconocimiento por los habitantes de la región lagunera. Igualmente trascendentes son sus festividades. El 24 de julio se festeja la fundación de la ciudad, y el 25 de julio, es la gran fiesta de Viesca, ya que es el día de Santiago Apóstol. En ella se realiza la representación de la lucha entre los moros y los cristianos, mediante la llamada “Danza del caballito”, con música de violines y tamboras.

El “Día del ausente”, que se celebra una semana antes de la celebración de Santiago Apóstol, es el día especial de reunión de los viesquenses que se encuentran fuera de su tierra natal, que acuden a Viesca a visitar a sus familiares y a honrar a sus santos difuntos. En el Parque “Juan Guerra” acude la población a disfrutar de los balnearios, y de las famosas siete sopas, el sabroso asado y las tradicionales carnitas, las gorditas de cocedor, los dulces de leche, los “mamones”, los dátiles, las “quemadas”, etc.

Sus antiguos manantiales

En la descripción que hace don Esteban Portillo de la antigua Viesca en su texto que data de 1897 nos señala la hidrología fluvial de la siguiente forma: “El rio de Aguanaval, que es bastante caudaloso en tiempos de lluvias, riega el Municipio desde la jurisdicción de Jimulco, colindando con San Juan de Guadalupe, siguiendo el límite de Coahuila y Durango, con dirección al Norte, hasta entrar formando codo por el puerto de Picardías, extremo oriente de la sierra de Jimulco con rumbo al Este, derrama sus aguas sobre una gran extensión en la Hacienda de Hornos y sus anexos hasta su término, es decir, a la antigua Laguna de Viesca, de inmensa extensión, cerrada por la sierra de las Burras, al Oriente por la de Parras, al Sur por la de Ahuichila, Homes y Viesca, al poniente se encuentra la apertura o entrada al valle”. (Esteban L. Portillo, Óp. Cit., p.120).

También don Esteban Portillo nos menciona la existencia en aquella época de diversos manantiales de aguas termales, azufrosas, ferrosas y ferruginosas en el antiguo Viesca. Portillo nos dice: “Los principales manantiales de la municipalidad son los siguientes: Bilbao, Juan Guerra, Santiago, Corral de Piedra, Ojo Azul, Piedra Parada, El Molino de Hornos, La Presa, Santa Ana, y Luján” (Esteban L. Portillo, Óp. Cit., págs.120 y 121).

Visite Viesca, conozca su historia, tradiciones, gastronomía, sitios históricos, paisajes, templos y capillas, plazas, etc. No se arrepentirá, un pueblo noble y agradecido los espera.