Es el país con mayor número de católicos en el mundo, donde el gobierno siempre ha inclinado la balanza a su favor; donde su feligresía se ha alejado por los malos manejos de la jerarquía local y si ha tenido una efervescencia es porque su persona representa aires de cambio.

Si viene a México a exhortar al gobierno del país, quizás le aplaudo, pero siempre y cuando fuera congruente con su discurso, es decir, probablemente tome la palabra en el congreso federal como ya lo ha hecho en otros países, le diría que aprovechará la tribuna y sacara en pleno las reformas que ponen en terreno parejo a todas las religiones y no en favoritismo a la suya. Además de resolver los temas de pederastia.

Ha tenido altercados con la burocracia mexicana, por su declaraciones y criticas por el tema de inseguridad. De hecho, considero que su termino de mexicanización, estuvo bien aplicado y en lo particular no me sentí agredido; me he sentido agredido en otras declaraciones que ha realizado como la de que todos los mexicanos somos guadalupanos, lo cual es falso. Es cierto que la mayoría lo son, pero vivimos en un país que busca ser incluyente y para lo cual necesita respetar las diversas creencias religiosas.

Bajo el supuesto que se presente en el país, ¿cual seria su proceder? No creo que siga con el mismo discurso, por diplomacia y estrategia tendría que moderarse; lo cual es entendido. Es el país con mayor numero de católicos en el mundo, donde el gobierno siempre ha inclinado la balanza a su favor; donde su feligresía se ha alejado por los malos manejos de la jerarquía local y si ha tenido una efervescencia es porque su persona representa aires de cambio. Pero son cambios que no les puede dar. Lo mismo paso con Obama, prometió cosas que sabia que no iba a dar y su figura empezó a perder credibilidad. Francisco esta apostando a eso con México, a mantener el romanticismo y la sensación de mejoría. Se imaginan a la jerarquía católica mexicana siendo auditada y enjuiciada, claro que no. Y si viene y no da respuesta a las peticiones de sus feligreses; inicia el desencanto. Fue a Cuba y a EUA, países no tan católicos, donde sus expectativas no eran tan altas como aquí, lo cual le permitió mayor margen de maniobra y logro su cometido. Vendrá ha México cuando crea que tiene controlado el tema de su diplomacia, por lo cual voy por la hipótesis que no vino porque aun no encuentra la forma de como lidiar con el tema de pederastia. Por estrategia no le conviene, es un país en el que tiene mas que perder a lo que pueda ganar.