“Qatar está interesado en mostrar ante la comunidad internacional la imagen de un país que respeta los derechos humanos y abraza las artes. Cada día que Mohammed al Ajami está entre rejas esa afirmación se vuelve más hueca.”

El hecho de que siga en prisión el poeta Mohammed al Ajami, ampliamente conocido como Ibn al Dheeb, pone de manifiesto el vergonzoso menosprecio del gobierno qatarí por la libertad de expresión, ha declarado hoy Amnistía Internacional cuando están a punto de cumplirse cuatro años de su encarcelamiento.

El gobierno detuvo al afamado poeta qatarí el 16 de noviembre de 2011 por escribir y recitar un poema considerado crítico hacia la familia gobernante del país. Actualmente cumple una pena de 15 años de prisión, confirmada tras un juicio injusto.

“Es trágico y absurdo que Mohammed al Ajami lleve en prisión casi cuatro años sólo por recitar un poema que no incitaba a la violencia. Su encarcelamiento arbitrario y su ridícula pena de 15 años de prisión son el vergonzoso resultado de la incapacidad de las autoridades de Qatar para tolerar las críticas y su menosprecio por la libertad de expresión”, dijo James Lynch, director adjunto del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

“Qatar está interesado en mostrar ante la comunidad internacional la imagen de un país que respeta los derechos humanos y abraza las artes. Cada día que Mohammed al Ajami está entre rejas esa afirmación se vuelve más hueca.”

Mohammed al Ajami recitó un poema nabati el 24 de agosto de 2010 ante un grupo de personas en su apartamento de El Cairo, Egipto, donde en aquel momento estudiaba literatura árabe. Sin él saberlo, una de las personas del grupo lo grabó y subió el vídeo a YouTube, donde ha tenido una amplia difusión; esto llevó a su detención y encarcelamiento el 16 de noviembre de 2011.

El 29 de noviembre de 2012 fue finalmente condenado a cadena perpetua. Tras la apelación, el 25 de febrero de 2013 se le redujo la pena a 15 años de cárcel.

Amnistía Internacional considera a Mohammed al Ajami preso de conciencia, recluido exclusivamente por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión. La organización pide su libertad inmediata e incondicional y que se anule su declaración de culpabilidad.

La organización ha publicado hoy ‘I’m nothing but a prisoner’, (“No soy más que un preso”) un nuevo llamamiento a favor de la libertad de Mohammed al Ajami.