"La solución a este grave problema es la transferencia de agua de la Sierra Madre Occidental de Durango como lo contemplaba el Plan MEVA, que aprovecharía los excedentes de agua de dos de los nueve ríos que nacen en el crestón de la Sierra: el Piaxtla y San Lorenzo"

La Comarca Lagunera es una zona que se caracteriza por sus limitados recursos hídricos y por su clima seco muy caluroso en verano y caluroso y frío en invierno. Esta región, que se localiza en la zona norte de México, consiste predominantemente en zonas áridas y semiáridas, donde por razones climáticas y de relieve se tiene de manera permanente un problema de baja o reducida disponibilidad de agua. La escasa precipitación y las características del terreno sólo favorecen la aparición de corrientes intermitentes y efímeras. Sólo los principales ríos tienen flujos permanentes.

En la región se observan cuatro principales usos del agua, que en orden de importancia son: agrario (89 %); público urbano (7 %); pecuario (2 %) e industrial (2 %). Del total del volumen utilizado para satisfacer estas demandas, el 60,6 % se extrae del subsuelo mediante el aprovechamiento de los acuíferos; el 39.4 % restante del volumen proviene de aguas superficiales.
Las obras de almacenamiento que destacan por su importancia, todas situadas en el estado de Durango, son las siguientes:
•Presa Lázaro Cárdenas o “El Palmito”, en los municipios de Indé y El Oro.
•Presa Francisco Zarco o “Las Tórtolas”, en el municipio de Nazas.

Como sabemos, el agua es un líquido incoloro, insípido e inodoro; es decir, no tiene color, sabor ni olor cuando se encuentra en su mayor grado de pureza. Es un elemento vital ya que sin ella no sería posible la vida de los seres vivos (animales o plantas).

Se llama agua potable a la que se puede beber y aguas minerales a las que brotan generalmente de manantiales y son consideradas medicinales para ciertos padecimientos. Las aguas duras se caracterizan porque, si se hierven, dejan en el fondo del recipiente un residuo calcáreo; no sirven para beberlas y como no producen espuma con el jabón tampoco sirven para lavar.

El agua es uno de los recursos más importantes para la vida en el planeta. Los seres humanos dependemos de su disponibilidad no sólo para el consumo doméstico, sino también para el funcionamiento y la continuidad de las actividades agrícolas e industriales. En las últimas décadas, con la finalidad de producir más alimentos y energía, así como de dotar del servicio de agua potable a una población cada vez más numerosa, la demanda por el líquido ha crecido significativamente.

Otro problema importante relacionado con la posibilidad de utilizar el agua es su grado de contaminación, ya que si no tiene la calidad adecuada puede agravar el problema de la escasez. Las aguas de los cuerpos superficiales y subterráneos se contaminan por las descargas sin tratamiento previo, de aguas municipales e industriales, así como por los arrastres que provienen de las zonas que practican actividades agrícolas y pecuarias.

Se ha estimado que existen alrededor de 1, 400 millones de kilómetros cúbicos de agua en el planeta, de los cuales sólo 2.5% corresponden a agua dulce. Este pequeño porcentaje se localiza principalmente en los ríos, lagos, glaciares, mantos de hielo y acuíferos del mundo. El problema del agua en la laguna desde hace años, debería ser una de las prioridades de pueblo y gobierno. Como ya sabemos, nadie puede vivir sin agua y cuando se tiene agua de mala calidad, la vida también pasa a ser de mala calidad.
Se pueden producir granos, cereales, hortalizas y demás sin suelo, pero no sin agua.

El origen del problema
La mala calidad del agua en la región es consecuencia de tres factores clave:
a) De la sobreexplotación de los mantos acuíferos.
b) De las altas concentraciones de arsénico.
c) Del mal manejo de los ríos.

La sobreexplotación del acuífero, y los problemas en la dotación para el abasto de calidad en ciudades y comunidades rurales, son problemas reconocidos. Frente a ellos, se han planteado distintas soluciones que, por distintas razones, no han logrado todavía avanzar lo suficiente para garantizar que haya agua para las generaciones venideras.
El agua que se extrae de los pozos que existen en la región, de la cual, el 90 por ciento se destina a la agricultura y que ha provocado una sobre explotación que obligó a perforar a 300 metros para sacar 30 litros de agua con arsénico, cuando antes era al revés.

El sector agropecuario es el principal consumidor del líquido. Apenas el 30 por ciento del riego es tecnificado, es decir, la mayoría de los agricultores siguen regando sus parcelas como hace miles de años. Esta situación es hoy, a todas luces, insostenible; por el nivel de producción, por la demanda creciente de líquido.
Torreón, Coahuila y Lerdo, Durango, reportan la pérdida de casi 40 millones de metros cúbicos al año que sería el 50 por ciento del agua limpia que extraen para abastecer las necesidades de la población que llegan a los 250 litros diarios por Habitante.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó que en 1995 la disponibilidad de agua en la región era de tres mil 567 metros cúbicos por habitante al año; en 1998 se encontraba en mil 163 y de continuar con el uso ineficiente del recurso, para el año 2020 la disponibilidad del recurso hidráulico podría situarse en 765.
El agua potable es indispensable para la vida del hombre, pero escasea en la medida que la población aumenta y porque lamentablemente es desperdiciada. Después del aire, el agua es el elemento más indispensable para la existencia del hombre. Por eso es preocupante que su obtención y conservación se esté convirtiendo en un problema crucial; por ello debemos empezar a actuar.
«La solución a este grave problema es la transferencia de agua de la Sierra Madre Occidental de Durango como lo contemplaba el Plan MEVA, que aprovecharía los excedentes de agua de dos de los nueve ríos que nacen en el crestón de la Sierra: el Piaxtla y San Lorenzo», Lo anterior aumentaría la infiltración de agua limpia al Río Nazas, año con año, evitaría el desequilibrio que existe entre una extracción de mil 500 millones de metros cúbicos y una mínima recarga de 800.

Hoy en día parece que la preocupación es unánime y los sectores privados se han dado a la tarea de impulsar un proyecto para potabilizar el agua de las presas.
El proyecto de la potabilización de parte del volumen de agua de la presa Francisco Zarco es interesante, ya que sólo utilizarían 160 a 170 millones de metros cúbicos anuales.
Sin embargo, la cultura del agua es importante; por eso debemos insistir en hacer de la actividad agropecuaria que es la principal demandante del vital líquido; una actividad sostenible, menos nociva para el entorno. Quienes conocen del tema han sugerido dos alternativas: entregar el agua superficial por volumen y no por superficie, y desarrollar tecnologías para hacer eficiente el riego de cultivos.

Universidad Politécnica de Gómez, Palacio. Carretera El Vergel-La Torreña. Km 0+820. Loc. El Vergel. C.P. 35120. Gómez Palacio, Durango.