ed85 / GAS SHALE

Durante 2013 se anunció la apuesta energética del gas shale en Coahuila, que afirman autoridades reactivará la actividad económica en el estado y traerá cerca de 20 mil empleos, tan sólo en trabajos de exploración para la búsqueda de pozos.
Actualmente en el municipio de Guerrero, según cifras dadas a conocer por Marco Durán Flores, delegado de la Secretaría de Economía en Coahuila, existen ya 500 empleos derivados de labores de excavación para la búsqueda de este combustible.
Asimismo, la Universidad Autónoma de Coahuila adhirió a sus ingenierías la carrera de Geología, con la que se busca capacitar a profesionales para este ramo industrial, que tiene promisorios salarios.
En Texas un geólogo gana cerca de 250 mil dólares al año, un geofísico 184 mil y un técnico 91 mil dólares, mientras que un conductor de camión que labora para empresas extractoras del gas shale obtiene hasta 150 mil dólares.

IMPLICACIÓNES ECONÓMICAS
Durante el Foro de Análisis de los Impactos del Shale Gas, de la Comisión Especial para el Desarrollo Sustentable de la Cámara de Diputados, llevado a cabo en septiembre de 2013, se dio a conocer que el Gobierno federal requiere una inversión de 30 mil millones de pesos, de 2012 a 2016, para utilizar y explotar este recurso que se encuentra en Veracruz, Tamaulipas, Coahuila, Nuevo León y Chihuahua, esto acorde a cifras expuestas por Petróleos Mexicanos (Pemex).
Asimismo, en el foro se hizo notar que el 80% de los pozos encontrados en las distintas entidades del país pueden ser inviables, es decir, no se podría extraer el recurso.
En Coahuila, serán mil 600 los propietarios a los que habrá que indemnizar para explorar y extraer el gas shale, lo que equivale a mil 200 hectáreas de tierras social, la mayoría en ejidos, y hasta un par de ranchos cinegéticos en Guerrero, Piedras Negras, Hidalgo y Jiménez, según dio a conocer Luis Humberto Ruiz Cabello, delegado de la Reforma Agraria en Coahuila.
Y mientras que en el estado se presenta la extracción del gas shale como el detonante económico, durante el Foro Monterrey Summit 2013, organizado por la publicación editorial El Financiero, José de Jesús Valdez Simancas, director general de Alpek, empresa del sector petroquímico subsidiaria de Grupo Alfa, manifestó “muy pocos productores de lutitas (de donde se extrae el combustible) ganan con el gas, así que no se crean que es el gran negocio”.
Valdez Simancas afirmó que el precio de la extracción de un barril de petróleo es de 10 doláres, mientras que uno de gas shale es de 50 doláres, es decir, cinco veces más costoso.
Otra cifra que pone en tela de duda los beneficios económicos de este recurso a explotar en el estado es la dada a conocer por Arthur Berman, maestro en geología por la Colorado School of Mines y director de la consultora Labyrinth en Houston, Texas, con 35 años de experiencia en industria petrolera, durante una década fue consultor para Pemex en Tabasco, Campeche, Veracruz y Tamaulipas, asimismo es uno de los críticos más destacados en Estados Unidos respecto a la práctica de la extracción del gas shale.
Berman dio a conocer en una entrevista realizada por la revista de periodismo de investigación, Reporte Índigo, que el pie cúbico de gas se vende en EU en 4 dólares, y a las compañías les cuesta entre 7 y 7.5 dólares producirlo.
Asimismo, según información de la subdirección de la región Norte de Pemex, dada a conocer por la revista Contralínea, un pozo de extracción cuesta en EU de 3 a 10 millones de dólares, mientras que en nuestro país llega a los 20 millones de dólares.