ed90 / EL FUTURO NOS ALCANZÓ
Quizá el futuro en México , sea un destino muerto antes de nacer….treviño

Desde hace muchos y bastantes años la clase política, los adivinadores del sistema y los que se dedican a lavarnos la mente, nos han dicho y repetido que los niños son el futuro del país. Y tal vez copiaron a María Montassori, (Aclarando; se  duda que los políticos la hayan leído ), que escribió –Los niños son el recurso más importante del mundo y la mayor esperanza del futuro… Hace 15 años los niños, adolescentes y jóvenes  de la calle fueron el futuro del país, lo dijo Ernesto Zedillo, lo reafirmó el ex presidente Fox, con Calderón  estos niños  y jóvenes el futuro del país lo convierten en cifras de caídos  en la guerra del narco, los reyes del secuestro, los príncipes de la extorsión y millones de buenos muchachos profesionistas sin empleo, ahora el actual presidente, en su ‘circunloquio’ deletrea el mismo guión: ¿ Acaso ese es el futuro de esta generación..? o el porvenir  consiste  en parir millones de pobres  por parejas de jóvenes que hace 18 años fueron para un presidente de México el promisorio futuro de la república.

No se ve por dónde el futuro del país sea generoso con los niños,
adolescentes , jóvenes y ciudadanos comunes que a estas horas habitan esta suave patria, como la llamó el inconmensurable, Ramón López Velarde, que a la fecha parece ser  la herencia perversa del país, ya que como por décadas a quedado demostrado, el testamento obeso, solo está destinado para los políticos, el futuro bondadoso para sus generaciones o cachorros, para los dueños de los monopolios que mandan y que juegan con el pueblo lanzando la pirinola y siempre con el » toma todo «.  Hace más menos de 80 años el futuro de los campesinos fue la tierra repartida, de jornaleros del campo pasaron a ser los dueños,  el destino y el uso que los políticos les dieron a los campesinos, fue moldearlos para que sólo fueran votos del sistema y para desgracia muchos no vivían de lo que producían, sino de lo que el banco Rural les proveía,  eso y parchar el artículo 27 se encargó de decirles otra cosa a los ejidatarios,  también PEMEX fue la promesa del bienestar del país y se convirtió en el pastel de la discordia  y botín de los de la Casta Divina, después la república se ilumina con la expropiación (1960 por  López Mateos)  de la ahora llamada CFE, una empresa de los mexicanos  para robar a los mexicanos, otro  oscuro futuro para millones de habitantes que de esta empresa nacional aun no ven un foco prendido en su jacal, hombres celosos de esta empresa que cobran hasta la luz del sol, mientras ellos pueden iluminar un estadio sin pagar un centavo por el uso. En 1962 el entonces presidente López Mateos, aquel jefe del país, que le preguntaba a su secretaria que qué le tocaba –Viaje o vieja — dijo y pronosticó entre otras cosas,  algo que resumió la pobreza de una manera muy directa –La revolución– dijo– hizo a los ricos pobres,  los pobres se volvieron pendejos, los pendejos nos gobiernan y ahora los pobres siguen siendo unos pendejos–.

En 1962 el entonces presidente López Mateos, aquel jefe del país, que le preguntaba a su secretaria que qué le tocaba –Viaje o vieja — dijo y pronosticó entre otras cosas, algo que resumió la pobreza de una manera muy directa –La revolución– dijo– hizo a los ricos pobres, los pobres se volvieron pendejos, los pendejos nos gobiernan y ahora los pobres siguen siendo unos pendejos–

No hay salida o luz  en el oscuro túnel en que estamos metidos, es más, ni siquiera hay túnel, es un gris pantano, entre reformas, votaciones cada año, comisiones, delegaciones, sub secretarías y otras “chupadoras” del presupuesto, vemos actuaciones “peliculescas” para detener a uno o dos jefes de los capos que a la cuenta suman cientos. Diferir y soslayar el futuro es para la casta divina un discurso retórico y muy escuchado, que  entre ellos, son gráficas, estadísticas y números alegres  y luminosos, sobre todo cuando de hablar del tema educativo, de escuelas, universidades, etc., sin embargo, es simple y llanamente esta miseria una vergüenza nacional. El futuro de un ayer muy lejano somos nosotros, el futuro de ayer, son los millones de profesionistas que aún ambulan  con sus carpetas bajo el brazo buscando trabajo, el otro futuro es la generación que está perdida en tumbas y fosas comunes, que ni nombre o referencia tenían  y que son miles de caídos en esta guerra sin fin  de los malos contra los malos o los buenos contra los quién sabe quien, porque todos, tanto los malos como los buenos usan mascaras y fueron los mismos que se reían del subcomandante Marcos, con aquella pasamontañas  y siguiendo otro futuro de esta aun hermosa nación, el porvenir muy cercano está en las universidades del crimen; Los CERESOS y cuyo futuro se diagnostica terrible, atroz  y fatal.

Nuestros niños, la llamada  futura generación va derechito a ser una generación que hereda la tecnología, el facebook, el chateo, el twiter, el blak berry, la tableta, y otros  juguetitos que forman  una gama de modernidad al mando de quien pueda gastar o pagar por ella,  sin duda el destino y un gran futuro de idiotas (como le llamo  A. Einstein), gastando tiempo, dinero y lo poco del cerebro en los aparatos de comunicación que son buenos distractores en el ya apresurado futuro de la nueva generación, espejismos de la realidad devastadora y tangible con la que amanecemos cada día, sólo esperando que  a nuestros ‘gurus’ de la nación se les ocurra otro aumento en algo para sufragar su megalomanía, mientras nuestro futuro muy incierto es pensar cómo gambetear esas pendejadas.  En este futuro se fue la poca idiosincrasia y costumbres que aun guardaba parte de la sociedad, la cultura de nuestros antepasados se está  difumando o muriendo de apatía e indolencia por el futuro promisorio que  anunció Madero  y antes Juárez y que aun, a estas alturas de la patria no llega, o como cita O. Paz — escupimos sobre la tumba de nuestros héroes–  El porvenir,  destino o futuro es una leyenda, un mito que tal vez en este país no exista, pero que se hace necesario para darle sentido a la vida.