Click aquí para descargar las fotos prohibidas de las famosas

Las redes sociales son más antisociales cada día, o al menos ese es el uso que se le está dando a las principales plataformas de contacto con otras personas. Ninguna red social se salva, muy probable mente ese es el verdadero significado que se le tiene que dar a red, no una interconexión, más bien una trampa perversa para todos los cibernautas. Antes de darme golpes de pecho y usted, estimado lector, piense que soy un persignado alarmista de los años 70, me permito expresar el motivo por el cual escribo hoy sobre este tema… ¿Ya vieron las fotos de Jennifer Lawrence?

Hace algunos días, una gran cantidad de fotos de diferentes personalidades femeninas empezar a circular y propagarse más rápido que el virus del Ébola. Muy conocidas celebridades se vieron afectadas por un ataque flagrante a su intimidad, mediante la vulneración de un sistema operativo bastante usado y conocido, un grupo de hackers, personas especializadas en la informática, lograron recolectar fotos y videos de al menos 100 famosas, las cuales guardaban celosamente en lo más recóndito de la memoria de sus dispositivos, desde las ya populares “selfies” con poca ropa, hasta material tomado por sus respectivas parejas con amplio contenido sexual implícito.

Gran cantidad de estas fotos fueron publicadas por diferentes medios, el principal de ellos es un sitio web muy conocido en Estados Unidos en donde se pueden intercambiar comentarios, fotos y gifs animados de manera anónima. Actualmente dicho sitio se encuentra regulado y constantemente visitado por las autoridades correspondientes en busca de potenciales crímenes y pruebas de los mismos, su nombre es ya conocido muchos, inclusive puedo hasta jurar que es posible identificar a una persona que visita frecuentemente este sitio sencillamente si al momento de leer su nombre; 4chan, se esboza una tímida sonrisa.

La primera vez que visité este sitio web, no me pareció gran cosa, comentarios sobre política aburridos, un debate sobre la regularización de armas en estados unidos, una foto de un estudiante pidiendo ser calificada del 1 al 10, la verdad, nada del otro mundo.
La segunda vez que ingresé fue meses después, ya había descargado la aplicación en mi Smartphone, esta vez vi una serie de comentarios abultados sobre un gif animado, en esa secuencia de imágenes se veía claramente un espectáculo espantoso sobre la decapitación de una persona, el video al ser .gif, se repetía constantemente y yo pasmado, frente a la pantalla de mi celular con un revoltijo punzante en el estómago y sentimientos encontrados, que terrible forma de morir, pero peor forma de pasar el rato. Dicha discusión trataba sobre compartir videos escalofriantes y descuartizantes accidentes, todo esto con un humor que solamente he podido encontrar en ese sitio web.

Según el diccionario, la palabra “morbo” se define como “interés malsano por cosas” y continúa como “atracción a acontecimientos desagradables”, es así como identificamos ese revoltijo punzante en el estómago desagradable, a no ser de que sea agradable, es decir, si te agrada es en respuesta a tus instintos primarios, o como decimos los psicólogos; eres un bicho raro.
Dato:
2.500 millones de fotografías subidas cada mes a Facebook.
30.000 millones de fotografías son subidas a Facebook por año.

El internet, estimados lectores, es un verdadero mundo, tan rápido como se reflejó el ente desnudo de la protagonista de la aclamada película “Los juegos del hambre” en las pupilas de un hormónico cibernauta, se expandieron sus imágenes pixel a pixel a grado de encontrarlas en las redes más populares como twitter y Facebook, con un click, cualquier persona está autorizada para ver estas representaciones de morbo ya sean desnudos, mutilaciones y casos de maltrato animal, con solo un compartir, se propaga de manera viral una información, ahora imaginemos nuestras fotos personales, los videos graciosos de nuestros hijos, las fotos de nuestra familia, hasta el “selfie” de la tía que siempre comenta en todos los estados. ¿En verdad las redes sociales son tan sociales como redes? ¿A quién queremos que llegue nuestra información personal? Si causa morbo conocer sobre la vida de celebridades y la muerte de desconocidos, imagínense el constante morbo en Facebook sobre las vidas de nuestros compañeros de trabajo, antiguos amigos de la escuela y una que otra relación sentimental de la cual solamente sabe Dios y uno que otro hacker.