ed87_p16_thesia

Hacía un día muy hermoso, con un clima fabuloso y entre nublado… de esos días en los que si uno está con una persona fugaz se siente tal felicidad parecida a la llegada y partida de un cometa. Thesia se sentó a un lado mío, con la mirada más hermosa que mujer alguna pueda prodigar. Su rostro es el de una mujer en toda la extensión de la palabra… con los labios más bellos de la época…con las manos más suaves y amorosas que cualquier hombre pudiera añorar. Su mirada se posó en la mía, y después de unos segundos que yo aproveché para sumergirme en el cándido océano de sus ojos, me preguntó:

-¿Me amas?
-Como nadie lo ha hecho…
-¿Por qué me amas?
-Porque estás aquí, porque llegaste…porque eres muy idónea para amarte…
-¿Es importante que me ames?
-Sí.
-¿Por qué?
-Porque no puede ser de otra forma…el amor no se siente así por cualquier persona, si así lo fuera, el amor no sería exclusivo de personas dispuestas a darlo todo, a entregarse…
-¿Por qué te gusto?
-Lo extraordinariamente persona que eres brota por cada poro de tu piel…te hace atractiva…tu cuerpo, tu inteligencia; son reflejos de lo que la vida tenía reservado para ti como mujer…Cómo quisiera ser tu esposo… tu hombre, tu complemento sexual y sentimental…
-¿Me quieres sexualmente?
-¿Y cómo no he de hacerlo si te he encontrado… Y tú, ¿me quieres sexualmente?
-¿Y cómo no he de hacerlo si me has encontrado?… sólo tú me conoces…sólo tu eres mi mejor amigo…mi mayor confidente y mi hombre…eres mío de la manera más hermosa y contundente que pueda yo desear… escribes muy bonito…
-Gracias… Eres la mejor recompensa de mi vida…
-Doble…
-¿Cómo?
-Recuerda que soy dos…
-Ah sí, sí, claro… qué tormentoso dúo… a las dos las amo porque a las dos les doy la razón, a las dos las entiendo y a las dos quisiera tenerlas en mi lecho, mientras que una se tritura en sus reflexiones y arrepentimientos y la hago sucumbir con mis besos de fuego, a la otra le pido tregua por tan desenfrenada sexualidad arrojada sobre mí…las amos a las dos…
-Oye, te quedó perfecta, ¿no?
-¿Tú a mí?, ¡sí! Estando contigo soy capaz de morir de un suspiro… ¿qué más puedo pedir?
-…….. ¡Mi amor! Hay tantas cosas que quisiera decirte! y también son las mismas que decido callar…(solloza) perdóname…
-Thesia…
-Dime…
-No sé cuanto vaya a durar…
-Ajá… (solloza)
-Te amo Thesia…antes que llegue el día de que te vayas…te amo…
-Sí…lo sé…
-Y tú me amas?
– …No… ¿me comprendes?
– ….. Sí, sí, lo entiendo….
-Perdóname…
-Te espero…
-¿Estás seguro..?
-Sí… Bueno, tengo que irme… olvidé la llave dentro del coche… y… pues…
-Eres un bobo… (sonríe con ternura)
-…¿Completamente..?
-…¡Completamente!

Mientras me alejaba vi que el océano inquieto y desbordante de sus ojos se sinceraba con su soledad y pudo ella al fin demostrarme el amor profundo que sentía y que solo una mujer que sabe amar lo puede sentir… y también guardar…