ed84 / Mi primer maratón

El ejemplo es el mejor regalo que puedes dar, y correr un maratón es algo muy especial.

Corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante HEBREOS 12.1

El buen ejemplo es el resultado de una vida sana, llena de esfuerzos y logros obtenidos, es el recuerdo de tu primer maratón, es el sentimiento de orgullo, de alegría, de esfuerzo y de plenitud, son los gritos de entusiasmoque escucharas por las calles al ver a tantas y tantas personas felices ¡Animándote a seguir!

En tu primer maratón, reconocerás que no es el más fuerte, ni el más rico, ni el más intelectual el que cruza la meta, el triunfo será, solo para aquel, que tenga constancia, disciplina, coraje, y valor.

En tu primer maratón, participarán los invidentes, los discapacitados, los jóvenes que apenas empiezan, los viejos, las amas de casa, los profesionistas, los obreros, los débiles, los fuertes, los ricos y los pobres, los grandes atletas, todos ellos correrán en esta gran fiesta deportiva y representativa de la disciplina y la salud.

Pero, muchos de ellos sufrirán de calambres, su corazón se agitará fuertemente, se les secará la boca, su respiración será agitada y más de uno caerá, más de uno sentirá pena, tristeza y hasta vergüenza y ya no seguirán, pero tú, tú seguirás en la carrera. ¡Nada ni nadie te vencerá!, dentro de ti solo se escuchará tu fuerza de voluntad, tu deseo de llegar a la meta, ¡Tu deseo de triunfar!

Tu primer maratón, te enfrentará, entonces a una competencia, donde verás con claridad, que vale la pena luchar, por lo que realmente se quiere: Salud física, espiritual, y mental.

Reconocerás entonces, que no eres el único en este mundo, que existen miles como tú, pero también que existen millones de “deportistas” que se quedaron atrás. (Los cobardes, los que tuvieron miedo, los que se desilusionaron, los que se quedaron dormidos en la cama o en el sillón)

Para correr un maratón se necesita mucho entrenamiento.
Se dice fácil, pero no cualquiera lo hace. Reflexiona decide y piensa: “Si hoy me inscribo en el maratón” Ahora. ¡Prepárate, Hidrátate, aliméntate muy bien! y ve por el triunfo que solo TU puedes conquistar. Cuando lo logres, créeme, serás simplemente alguien excepcional.

Dar buenos ejemplos, es una forma maravillosa de amar.
Ahora, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante¡ a prepararnos para el maratón!.

MI CARIÑO RESPETO Y ADMIRACIÓN a los que han corrido o van a correr un Maratón.