El jueves 27 de septiembre el Grupo Ruedas del desierto llevó a cabo la “pedaleada de las Celebridades.” Llamada así porque se invitó a personajes de nuestra comunidad a que llevaran su bici y se incorporaran al recorrido planeado para ese día por las calles de Torreón y Gómez Palacio. Más de 40 celebridades de diferentes sectores como el de la la cultura, deportivo, medios de comunicación, de la administración pública, de asociaciones Civiles, académico, entre otros se declararon a favor del uso de la bici.

El grupo de Ruedas del Desierto se autodefine como un grupo de soñadores ciclistas urbanos que ven el uso de la bicicleta en la Laguna como un medio de transporte amigable con el medio ambiente. Se fundó en el 2011 teniendo como marco el Paseo Colón, cuando mucha gente, entre los que me encuentro, redescubrieron la bici y seguramente también los recuerdos de cuando nos desplazábamos por las calles del barrio y de la ciudad no sólo en plan de paseo sino de trabajo o estudio. Cuando se creó el grupo eran solamente 15 participantes regulares, actualmente un caculo rabón nos dice que alrededor de 400 personas de todas las edades forman parte del grupo. Sin duda todo un éxito, ya que los iniciadores se propusieron impulsar el uso de la bicicleta en la ciudad para lo cual se organizan paseos y pedaleadas a las que asisten entre 150 y 200 ciclistas. De hecho la pedaleada más exitosa es la nocturna de los miércoles, que recorre las calles de Torreón entre las 8:30 y las 10:30 PM. A la pedaleada de los sábados acude menos gente pero en opinión del que escribe han sido las más agradables porque se han incluido temas históricos, arquitectónicos y botánicos de nuestra Comarca Lagunera.

En la bienvenida que se dio a las celebridades, se leyó un texto elaborado por uno de los fundadores de Ruedas del Desierto, en este breve documento se expone el ideal del grupo y la invitación a divertirse sanamente en grupo y arriba de una bicicleta. Esto queda patente en los siguientes párrafos que cito: “con personalidades laguneras tan destacadas en su actividad hoy hacemos posible de igual a igual, juntarnos de manera divertida para mandar un mensaje con el giro de las Ruedas del Desierto y decir de forma seria a los que tienen la obligación de oírnos ¿Qué ciudades queremos? ¿Qué estamos haciendo para evitar rejas en nuestras colonias? ¿Por qué estamos perdiendo la costumbre de sacar por las noches sillas a la calle y ver pasar a los vecinos?
“Usemos la bici como pretexto para exigir banquetas anchas y sin obstáculos, transporte público de primer mundo (sí, escucharon bien de primer mundo), parque públicos llenos de conciertos, de artistas, de parejas y disparejas, de niños y niñas. Como pretexto para que más mujeres decidan salir en su bici circulando en una ciclovía amigable; que nuestra imagen para el mundo sea la ciudad que no le exige casco a los ciclistas. Pretexto para biciestacionamientos, bicicleta pública. Pretexto para más Rutas Rosas, sí para todos nuestros adultos mayores, discapacitados y mujeres embarazadas transporte digno y banquetas transitables. Es fácil pues, no olviden algo tan sencillo: usen la bici como pretexto para nuevas políticas públicas.”

Cuando se creó el grupo eran solamente 15 participantes regulares, actualmente un caculo rabón nos dice que alrededor de 400 personas de todas las edades forman parte del grupo.

Una verdad de Perogrullo: las ciudades las habitan las personas, no los autos.