El valor de la mujer no es ser alta, baja, flaca, gorda, pelo largo, corto, lacio, chino, rubio, negro, rojo. El valor de la mujer no es estar en su hogar cuidando hijos, marido, nietos, a sus padres, cocinando, lavando, planchando, estar dedicada al cien porciento al hogar.
El valor de la mujer no es traer las mejores ropas, marcas de accesorios, zapatos, lentes, un buen puesto de trabajo, títulos, cursos y hombres detrás de ella.

La mayoría de las mujeres se autocritican y se auto devalúan diciendo tantas cosas de ellas como: soy gorda, flaca, fea, no me gusta mi pelo, mi cuerpo, mis estrías, mis arrugas, no puedo, no lo lograré, no soy capáz, soy tonta, tengo miedo, mejor así me quedo no lo haré porque se que no podré. Y tanto lo dicen que su mente lo acepta y al momento de verse a ellas mismas al espejo se ven así.
Deben de dejar de autocriticarse en forma negativa su cuerpo, en él te encuentras atrapado y mientras estés con vida no te puedes escapar de él. No puedes entrar a algún lugar con tu cuerpo y salir con otro.

«El valor de la mujer no es ser alta, baja, flaca, gorda, pelo largo, corto, lacio, chino, rubio, negro, rojo»

El valor de la mujer no es el cuerpo, lo más importante es lo que traes contigo es tu corazón tu mente y alma. Todo lo traes por dentro eso es lo que vales. Cuando tu belleza es interior lo transmitirás exteriormente.
No critiques a tu cuerpo, con él te tocó venir a este mundo y lo más bonito que puedes hacer es aceptarlo, por que con el andarás mientras tengas vida. Necesitas aprender que cuando criticas a tu cuerpo le estás poniendo una carga a tu vida.
¿Qué obtienes con rechazarte?.
Solo estar preocupada en que no te queda, no se te ve bien y lo más triste es que rechazas tu vida. Deja de criticar tu cuerpo, es el que tienes. La persona que se ama como está y como es, disfruta su vida al máximo. Valórate, ámate, respétate a ti misma, siéntete bien contigo, desde el momento que empieces a sentirte bien contigo misma aprenderás a ser feliz.
Solo recuerda que si te sigues rechazando puede que lo vayas cargando por el resto de tu vida, tu sabes qué decides; si ser feliz, como estás o sigue triste y siempre criticándote.
Mírate al espejo y observa a esa mujer maravillosa que está frente de ti, y dile que aceptas tu cuerpo exactamente como está, por que el te acompañara mientras estés aquí en la tierra.
Ámate mujer…