Ojalá y no pase igual

 
El debut soñado para un jugador joven en el máximo circuito es sin duda hacerlo con el pie derecho y convencer a su técnico que puede contar con él. Cándido Ramírez es otro caso de jóvenes promesas que en base a su desenvolvimiento, demuestran hambre y ganas de triunfar. Por Santos Laguna han desfilado jugadores que prometían mucho en su inicio, pero sólo se quedó en eso, en un futuro promisorio y hasta ahí.

Elementos como David Costilla, Zapata (no recuerdo el nombre), Rafael Alejandro Grimaldo, Rogelio López, Pedro Jiménez, Alberto García, Iván Rodríguez, entre otros más, se quedaron solamente con eso, el de posibles figuras hechas en la cantera local. El hecho es que han sido pocos los jugadores de procedencia albiverde los que han logrado afianzarse en el balompié nacional, sino es que ninguno. Hoy uno de los referentes en este rubro es un jugador formado –aunque lagunero- en el CESIFUT (Centro de Sinergia Futbolística), su nombre Oribe Peralta, quien vive uno de sus mejores momentos futbolísticos logrando con esto una madurez futbolística que cualquier jugador desearía tener.

Hoy se está ante la oportunidad de aprovechar al máximo la cualidades de Cándido Ramírez, delantero zurdo natural, que cada que ha sido requerido por Benjamín Galindo ha respondido con creces. Además, ha logrado lo que algunos elementos santistas, pese su estancia en La Laguna, no han encontrado, el hacer “click” con el jugador número 12. Ojalá no pase igual que con los arriba citados, ojalá y que ahora sí el trabajo de Fuerzas Básicas rinda frutos al plazo que se le confíe. No es para menos la experiencia que cada una de las categorías han tenido en el Viejo Continente y eso es fundamental para la mentalidad de quienes sueñan con triunfar en el futbol de la Primera División. Ojalá y Cándido, a quien le están dando confianza, con el paso de los partidos saque la cara por el club y sobre todo que un delantero formado aquí sea un ejemplo de las demás generaciones que vienen empujando en busca de una oportunidad.

Enhorabuena para Eduardo Rergis y su presidente Alejandro Iraragorri. “Lalo”, responsable de Fuerzas Básicas del Santos Laguna ha logrado el cambio de actitud y sobre todo ha impregnado su experiencia como formador de nuevos valores, además de contar con el respaldo de todo el aparato administrativo y de operaciones en el club.