El día jueves 9 de febrero la Escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Coahuila Unidad Torreón, llevó a cabo una conferencia en la Infoteca de dicho plantel universitario titulada: Agua, Ciudad y Cambio Climático. Agua de lluvia como estrategia de adaptación impartida por el Doctor y profesor e investigador Fernando Córdova Canelas del Centro Universitario de Arte y Arquitectura y Diseño de la Universidad de Guadalajara.

En base a la experiencia que se ha obtenido a través de un proyecto de investigación que a lo largo de un año y medio se ha venido desarrollando, se exponen cuáles son las principales relaciones que existen entre el fenómeno del Cambio Climático, la Ciudad y la gestión del agua en la ciudad. Proponiendo como una de las alternativas desde el punto de vista tecnológico pero también social, el manejo sustentable del agua de lluvia.

El experto en la materia quien desarrolló la conferencia ante una asistencia muy nutrida de estudiantes de la carrera de Arquitectura, señaló que, “lo que estamos tratando de plantear, son los retos respecto al conocimiento que se tiene del cambio climático y también cuáles han sido de las iniciativas que se han implantado tanto en México como a nivel internacional, para empezar a analizar, modelar y eventualmente implantar algunas soluciones que vayan orientadas a ir enfrentando este problema de carácter global”, agregó.

Para las nuevas generaciones de arquitectos y sobre todo para la comunidad estudiantil, a qué condiciones se enfrentan y cuál es la perspectiva que se tiene en cuanto a este tema, “aquí la situación o desde nuestra óptica es que el agua y su relación con la ciudad a través del territorio ha sido largamente olvidada, la ciudad ha atacado al territorio. Si hay una realidad contundente respecto a esta conducta es que el agua reconoce su lugar, aparentemente hay una escasez de agua, pero lo que hay es una escasez de visión para manejarla adecuadamente, lo que tenemos son usos de una forma de consumo que es excesiva y además un enfoque tecnológico y de desarrollo humano que privilegia más que la retención y el aprovechamiento, su desalojo”, acotó.

Para el doctor en arquitectura es vital el mejor aprovechamiento del agua, ya que asegura que si en la Laguna nos caen 200mm de lluvia al año y multiplicándolos por toda el área urbana se lograría una captación considerable del agua. “Lo que pasa es que no la están aprovechando, en ese sentido la irregularidad de los temporales, la complejidad misma de la incertidumbre de los cambios globales, provoca que se observe realmente cuáles son los recursos de nuestro territorio, que cambiemos nuestra forma de consumir pero que también que adaptemos de cómo desarrollamos nuestra ciudad y cómo la planeamos.

RECOMENDACIÓN
“Los estudiantes de arquitectura deben de salir de sus enfoques disciplinares excluyentes, deberán pasar a tener una perspectiva y una forma de trabajo multidisciplinaria, requieren desarrollar metodologías en ese sentido, pero también tienen que dejar de pensar en que se hace ciudad por la exclusiva participación de los arquitectos, diseñadores, proyectistas y urbanistas; dejar de ser las primas donas de la ciudad; tendrían que estar pensando en que todos proyectamos y hacemos ciudad y que tenemos que reconocer los saberes de las otras disciplinas”.

El agua es un objeto de estudio en conjunto con la ciudad que nos ofrece la oportunidad de ir integrando estos saberes, pero también nos ofrece la oportunidad de redefinir qué tipo de mundo y qué tipo de ciudad a largo plazo, pero a partir de estos reconocimientos, lo multidisciplinario de lo complejo que reúne el fenómeno actual del cambio climático.