La manzana de la discordia entre las editoriales, fijarán precios

Cuatro editoriales y el gigante informático Apple han hecho propuestas a la Comisión Europea para poner fin a su investigación sobre un supuesto acuerdo para limitar la competencia en el mercado europeo de los libros electrónicos, según ha anunciado este miércoles el ejecutivo europeo.
«En el marco de su investigación sobre la distribución de libros electrónicos, la Comisión Europea ha recibido propuestas de Apple y cuatro editoriales internacionales: Simon & Schuster, Harper Collins, Hachette Livre y Verlagsgruppe Georg von Holtzbrinck», ha asegurado el comisario europeo de la Competencia, Joaquín Almunia, en un comunicado.
«Celebro el hecho de que los cinco grupos hayan hecho propuestas para lograr rápidamente resolver esta investigación, abierta en diciembre de 2011. Llevamos a cabo fructíferas discusiones con los editores, sin prejuzgar el resultado», ha añadido. No se ha dado ningún detalle sobre el contenido de estas propuestas.
Guardiana de la competencia en Europa, la CE va a evaluar las propuestas y asegurarse de que son suficientes para mantener la competencia en el mercado europeo de los libros electrónicos, en pleno auge tras la aparición del iPad, de Apple.
Una sexta compañía, la editorial Penguin (del grupo británico Pearson), es objeto de la investigación abierta por Bruselas, si bien no ha hecho propuestas. «La investigación está todavía en curso», subraya Bruselas en su comunicado.
Cuatro meses de investigación
La Comisión abrió su investigación en diciembre, considerando que las seis compañías cerraron acuerdos ilegales en los que se entregaron a prácticas que tenían por objeto restringir la competencia. Bruselas estudia además la naturaleza y las cláusulas de los contratos de las editoriales con los minoristas en lo que concierne a la venta de los libros electrónicos.
Los acuerdos globales entre los editores, que poseen los derechos de las obras, y los distribuidores tienen como consecuencia que estos últimos no pueden aplicar los precios que deseen, lo que resulta perjudicial para el consumidor.
Al final, esto podría haber influido sobre los precios de venta de los libros electrónicos, afectando así a los consumidores.
Demanda en EEUU
El anuncio de Bruselas coincide con la investigación lanzada por el ministerio de Justicia estadounidense contra estas compañías por un acuerdo que pretendía «aumentar el precio de los libros electrónicos y limitar la competencia» en el sector.
Almunia ha celebrado por su parte la cooperación con EEUU que «ha beneficiado a las investigaciones a ambos lados del Atlántico».
Según el departamento de Justicia estadounidense, este acuerdo, que se proponía luchar contra la política de bajos precios de Amazon, «ha tenido como resultado que los usuarios de e-books han pagado decenas de millones de dólares adicionales» por sus compras.
Tres editoriales -Hachette, HarperCollins y Simon & Schuster- ya han aceptado cambiar su política de precios de los libros electrónicos en reacción a esta querella. En cambio, las autoridades estadounidenses mantienen el procedimiento contra Apple y Macmillan, filial de la editorial alemana Verlagsgruppe Georg von Holtzbrinck, y Penguin Group.
Fuente: AFP | Bruselas