Polémicas decisiones que ensucian el boxeo

La pelea entre Manny Pacquiao y Juan Manuel Márquez, que aconteció el sábado 12 de noviembre de 2011 en Las Vegas, Nevada, pisoteó el compromiso con la afición al carecer de lucidez y espectáculo, pero sobre todo cuando los jueces se encargaron de echar por la borda el esfuerzo del mexicano, quien una vez más dejó ver mal al “Pacman” filipino que hoy día no vive tranquilo luego de verse favorecido descaradamente en el resultado. Ambos peleadores se embolsaron varios millones de dólares por este combate, pero de qué sirve cuando la honestidad de este deporte está en tela de juicio. No creo que sepan igual (los billetes verdes) de haber sido un resultado justo.

Un mal sabor de boca dejó esta tercera edición del combate “Pacman” contra “El Dinamita”. Conforme se desarrollaba el duelo se percibía que atrás de esto había que seguir un guión y ellos (los peleadores) deberían ajustarse a lo que se les indicó previamente. A Juan Manuel Márquez le faltó empuje, ir más al frente, porque durante los 12 rounds que duró el pleito se la pasó retrocediendo cuidando no perder la guardia, mientras que Manny Pacquiao como lo ha hecho siempre fue hacia adelante, incluso el filipino muestra en varias ocasiones su desesperación por la postura que adoptó Márquez, quien simplemente se dedicó a repeler lo que le mandó el boxeador asiático. Pero ni por un lado ni por el otro hubo un golpe que verdaderamente causara daño al adversario.

Se habla de una cuarta pelea entre Márquez y Pacquiao. Cabe la preguntarse ¿para qué? Si es para ver las “malas” decisiones que toman los jueces, ver poco espectáculo arriba del cuadrilátero, mejor que se vayan con su show a otra parte. Es cierto que Márquez hizo un mejor boxeo frente al “Pacman”, pero le faltó más para trascender. Quizá el nocaut habría cambiado la historia y no se estaría hablando de este nefasto episodio en el pugilismo y él (Márquez) habría dejado de ser el “campeón sin corona”. Entre la gente del boxeo hay preocupación por esta situación como lo declaró recientemente Ignacio Beristain, entrenador de “El Dinamita” Márquez: “esto le hace daño al boxeo. Le hace daño a Márquez, a Pacquiao, a los seguidores. Los aficionados ya no van a creer en nada después de que pasen estas cosas que ensucian el boxeo”
Funciones con resultados polémicos.

Francia, 12 de marzo de 1988, el norteamericano Pernell Whitaker enfrentó al mexicano José Luis Ramírez, quien defendía por segunda ocasión su título de peso ligero del CMB, fue favorecido en las tarjetas y así conservar su corona, en un combate en el que lució mejor el estadounidense. Cinco años después Pernell Whitaker enfrentaría a otro mexicano, Julio César Chávez, el 10 de septiembre de 1993. El “César” se vio superado en esa ocasión y los jueces lo protegieron, pues en ese momento era el campeón en tres divisiones distintas por lo que el resultado fue un empate. El 13 de marzo de 1999 se registró otro empate polémico en la categoría de los pesados entre Lennox Lewis y Evander Holyfield. El 10 de noviembre de 2007, los jueces entregaron la corona de manera absurda al cubano Joel Casamayor frente al mexicano José Santa Cruz, quien se vio superior en la mayoría de los rounds.