La docencia, una palabra fácil de decir, difícil de practicar.
Cuando te preguntan: ¿Eres maestro(a)? Definitivamente no sabes si dar respuesta afirmativa o negativa, debido al prestigio que con el tiempo se le ha ido adjudicando al docente; es muy común hoy en día que al docente se le tache de faltista, irresponsable, incompetente y otros tantos adjetivos negativos, pero en realidad sólo generalizan sin conocer al verdadero maestro. Al maestro no sólo con un título académico, sino aquel que entrega todo su corazón en el aula.
Aquel o aquella docente que realmente se preocupa por sus alumnos, que le interesa además de que aprendan significativamente, su aspecto emocional, físico y social.
Aquel o aquella docente que desarrolla y practica valores que harán a este estudiante un fututo hombre o mujer de bien para esta sociedad cambiante.
Aquel o aquella docente que asuma buenas relaciones de trabajo donde comparta sus logros con otros docentes para enriquecer el trabajo en el aula.
Aquel o aquella docente que asume sus errores y al estar consciente de ellos, busca alternativas y soluciones.
Aquel o aquella docente que cuando el alumno le hace una pregunta y no conoce o no recuerda la respuesta, no la pasa por alto, invita al alumno a buscar, investigar y le transmite el entusiasmo por conocer esa respuesta.
Aquel o aquella docente que no se queda obsoleto (a), que se sigue preparando para las generaciones futuras con las nuevas tecnologías, mejorando sus competencias profesionales.
Aquel o aquella docente que incorpora a su quehacer diario diferentes competencias y habilidades.
Aquel o aquella docente que por el bienestar de los estudiantes mantenga inclusividad en el aula.
Aquel o aquella docente que al terminar su jornada laboral todavía en casa sigue preparando sus actividades escolares para el día siguiente buscando ser creativo e imaginativo.
Aquel o aquella docente que cada día acepta el desafío de seguir la profesión de la enseñanza.
Aquel o aquella docente que respeta su profesión docente, no la minimiza, la exalta, se enorgullece de ella.
Aquel o aquella docente que al encontrarse a un alumno lo saluden y le digan gracias maestro (a)!