[textbin sabiasQue]LOS HUMANOS APRENDEMOS MIENTRAS DORMIMOS
En la universidad de Lübeck (Alemania), han confirmado mediante un estudio que los humanos aprendemos mientras dormimos y almacenamos los conocimientos adquiridos durante el día, con lo cual logramos recordarlos a largo plazo. Para ello, el cerebro utiliza el hipocampo durante el sueño a modo de disco duro.
En el estudio participaron 191 personas a las cuales se les hizo aprender de memoria palabras y formas de objetos y cuadros. Entonces dividieron el grupo en dos y mientras unos dormían 10h, los otros eran sometidos a un pequeño test.
Al final todos hicieron el test y quedó escenificado que los que habían dormido habían sacado en general mejor puntuación que los que no habían dormido.

LA GASOLINA CAMBIA SEGÚN LA ESTACIÓN
La creación de la gasolina presume ser más compleja de lo que se cree. Según la estación del año la gasolina contiene más o menos elementos volátiles en forma de hidrocarburos. Pero… por qué?
En los cilindros del motor del coche se quema la mezcla de aire y vapor que previamente ha efectuado el carburador. Pero cuando el tiempo es muy frío al carburador le resulta más dificil vaporizar. Por ese motivo las compañías petrolíferas preparan composiciones con más elementos volátiles que facilitan la vaporización de la gasolina.
Cuando las temperaturas son altas pasa exactamente lo contrario, dado que si la gasolina es muy volátil se vaporizaría con demasiada facilidad y perdería eficiencia, además de ser peligroso para el medio ambiente.
Así, cuanto más frio es el clima más componente volátil contiene la mezcla. Las compañías petrolíferas cambian cuatro veces al año dicha composición.

NO EXISTE EL GEN DEL COLOR DE LOS OJOS
Un equipo de investigadores australianos ha logrado un avance crucial en el entendimiento de la genética que afecta al color de los ojos de los seres humanos.

El estudio, llevado a cabo por científicos de Queensland se basa en un análisis genético comparativo de más de 4.000 individuos y analiza específicamente a gemelos, a sus hermanos y a sus padres. Esto los sirvió para demostrar que no existe un «gen» para el color de ojos.

Según publica BBCMundo, las diferencias en los colores de los ojos se deben principalmente a polimorfismos de un sólo nucleótido (conocidos como SNP, por sus siglas en inglés), que son variaciones en la secuencia de letras que forman una secuencia única de ADN humano.
Todos los SNP están ubicados cerca de un gen llamado OCA2. Este gen produce una proteína que ayuda a dar color al cabello, la piel y los ojos. Y las mutaciones en OCA2 causan la forma más común de albinismo.

Todos tenemos dos copias de un SNP. Entonces, hay varias combinaciones posibles, algunas de las cuales están más fuertemente asociadas, por ejemplo, con ojos celestes que con ojos marrones.
Básicamente, estas combinaciones influyen mucho en el color de ojos de una persona, aunque no son responsables de la forma final.