La ecología es una palabra derivada de la raíz griega “oikos” que significa “casa”. Literalmente, la ecología es el estudio de “casas”, o más ampliamente, “medio ambientes”. En sentido ecológico, la hasta los microorganismos), que junto con el medio ambiente no viviente conforma lo que se llama un ecosistema, comunidad incluye todas las poblaciones de un área determinada (incluye desde el hombre, flora, fauna,

PROYECTO INTERESTATAL LOS ESTADOS DE CHIHUAHUA, COAHUILA, DURANGO Y ZACATECAS

A pesar de que esta destrucción ecosistémica es manifiesta y que puede llevarnos al colapso ecológico global, el hombre prosigue destruyendo su casa a nivel local, nacional y mundial; no obstante, que se han realizado foros internacionales para atacar o frenar el ecocidio. A nivel nacional, las comisiones sobre desarrollo sustentables en el Congreso de la Unión, de igual forma se ha tratado, pero se observa que es pura palabrería y no hay nada que concretice a solucionar el problema.

[imgsize http://web.slideshowpro.com/albums/002/998/album-292128/lg/57ReforestacionP25small2.jpg 350x class=’contornol’ alt=»]Como ciudadano sin frontera estatal, expongo a su consideración de los pocos que me logren leer, este proyecto interestatal exclusivamente sobre la reforestación (cortinas rompevientos), en la gran área semidesértica de los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango y Zacatecas. Áreas que en su momento se abrieron a las actividades económicas de la minería, agricultura y ganadería. La vegetación nativa fue eliminada (mezquite y huizache en proceso de extinción), dejando vulnerable el suelo agrícola, degradación del ciclo hidrológico y abatimiento del manto acuífero. Al respecto se necesita rescatar estos tres elementos del ecosistema con la reforestación:
el suelo, gradualmente se deteriora. Imagínense una capa arable de cinco cm, con ese mínimo grosor, no puede sostener a las plantas con raíces adventicias, que para nuestra suerte, se cultivan para la alimentación humana y para el ganado. La mayoría de los agricultores y ejidatarios con la cultura de manejo del suelo que utilizan, no usan materia orgánica para mejorarlo; por lo tanto, la estructura y textura de éste, se deteriora, desprotege la cubierta vegetal, y la microfauna existente en el mismo se reduce inexorablemente. Aunado a esto, los campesinos sueltan el ganado y con el sobrepastoreo aflojan el migajón; este suelo desmenuzado por las patas de los animales son presa fácil de los ventarrones, cuya fuerza eólica transportan las capas sueltas a otros lugares, adelgazando continuamente el suelo agrícola.
el agua, nos la estamos agotando. Imagínense una semana sin agua en los tinacos de las poblaciones de estos estados ?Dios no lo permita ?; los mantos acuíferos están sobreexplotados, bastantes pozos profundos se han abatido desde hace varias décadas y la apertura de nuevos pozos requieren excavarse a más de trescientos metros. ¿Esto, como lo toma el ciudadano, la sociedad civil, los gobiernos de los tres niveles a través de las instituciones con perfil y normatividad afín a la problemática? Lo consideran, lo reconsideran o definitivamente lo soslayan; o simplemente responden que este tema no se ajusta a las famosas reglas de operación.
ciclo hidrológico, en decadencia. Imagínense de aquí en adelante con décadas sin precipitación pluvial; exagero al decir esto, pero en esta región del norte de México se están repitiendo ciclos anuales sin llover. La naturaleza nos predice con estos fenómenos irregulares, el preámbulo de un cambio agroclimatológico a nivel global ¡viene parejo! Si no existen árboles con follaje propio para la transpiración que ayude a condensar la atmósfera, es obvio que no se va a propiciar el ciclo hidrológico.

¿Por qué debe ser interestatal este proyecto?

Las entidades citadas, están astronómicamente ubicadas alrededor de los 30º norte y sur de latitud. Es en esa latitud donde se encuentran los grandes y medianos desiertos del mundo. El aire frío comienza a caer y es calentado por radiaciones de la superficie terrestre; forma corrientes de aire turbulentas, y en algunas zonas de estas entidades se forman túneles de tolvaneras, como es el caso de La laguna, y en un área entre Juan Aldama y Río Grande, Zac., que arrastra miles y miles de toneladas de capa arable. Son similares las variaciones de la cantidad de luz, agua y temperatura, lo cual da como resultado grupos característicos de seres vivos, que definen este tipo de ecosistema desértico y semidesértico; en ellos existen flora y fauna adaptadas al calor y a la sequía. Dentro de estos ecosistemas, el hombre abrió grandes extensiones de tierra para el cultivo de temporal, y en otras de riego por gravedad. Esto trajo por consecuencia el despoblamiento de flora nativa y disminuyendo, por ende, la fauna existente en los mismos.

¿Qué hacer ante la ubicación astronómica que nos tocó vivir en estas entidades, y además, de la acción de supervivencia que ha realizado el hombre para su bienestar y desarrollo de las actividades económicas? La cooperación entre la población y gobiernos de estos estados es fundamental, se necesita construir nuestras propias condiciones de supervivencia en forma dinámica, que involucre numerosas dimensiones políticas, culturales, sociológicas, ecológicas y educativas; desde la forma individual, social, ecosistémica y toda la biósfera que delimita geográficamente a estas entidades.
Necesitamos redefinir nuestra concepción de que jurídica y políticamente, la pertenencia a una entidad es lo único que nos corresponde; se necesita un pensamiento menos egoísta, una concepción más abierta, es decir, que nuestra casa es el planeta tierra con todos sus recursos que Dios depositó en nosotros para que los cuidáramos y protegiéramos. Existen dependencias cuyas funciones operativas y administrativas son afines a este asunto ecológico: sagarpa, conafor, semarnat, conagua a nivel federal; y a nivel estatal, las Secretarías de Desarrollo Agropecuario, Institutos de Ecología, entre otros. Gobierno Federal, Estatal y Municipal y dependencias antes citadas deben ponerse a trabajar, cuya visión no sea: “que los problemas a resolver no se ajusta a la normatividad”. Debe ser lo contrario: “La normatividad y reglas de operación se deben ajustar al problema planteado”.

Diseñar agrológicamente las cortinas rompevientos en forma de megaproyecto, es decir, diagnosticar y reconocer la dirección de los vientos dominantes que atraviesan a esos estados. Producir en los invernaderos grandes cantidades de flora nativa: mezquite, huizache, pirú, pino cembroide, entre otros; esta flora es resistente a la sequía y a las heladas; aprovechar las cuencas hidrológicas que cruzan a estas entidades. Esta flora ya plantada regresará el agua a la atmósfera desde las hojas; el suelo ya restablecido absorberá como esponja el agua que gradualmente se drena hacia éste, que la filtra y es purificada por organismos que desdoblan los contaminantes orgánicos. Los ecosistemas establecidos en estas entidades necesitan alternativas favorables a sus condiciones existentes, la reforestación es una de ellas, pues la flora ayuda a evitar la pérdida del suelo fértil debido al viento y crea un ecosistema más diverso, y un lugar para que las aves insectívoras puedan anidar, conformando hábitats para numerosas especies de animales.
Necesitamos un presupuesto interestatal para este megaproyecto, con esto, se requerirá el empleo de campesinos y jornaleros agrícolas. Se requiere el diseño de expertos en la materia para que planifiquen las cortinas rompevientos. El presupuesto debe ser supervisado y auditado fase por fase, sin entrar en desvíos de recursos, que vayan a parar a los bolsillos de granujas políticos y administradores que dirigirán y administrarán la obra. La comarca lagunera de Coahuila y Durango nos dio un ejemplo grandioso allá por los años sesenta del siglo xx, planificó y operacionalizó el enlosamiento de toda la red de canales, para racionalizar y optimizar el agua proveniente de la presa Lázaro Cárdenas. El proyecto que menciono con más razón se puede llevar a cabo si se agregan otros estados. Porque ¡ni con toda la ciencia del mundo! ¡ni con toda la fe en Dios! se evitará detener el colapso natural y social.