No estoy motivado para ir a trabajar, no recibo el dinero suficiente para crecer económicamente, ni para solventar los gastos de mi familia, ni de mi vida personal.

Mi casa necesita miles de reparaciones… y este trabajo no me da lo necesario, ¡ni para arreglar la cochera!
Tengo la ilusión de llevar a mi novia al cine, a pasear, a divertirse de lo lindo conmigo… y no me alcanza con lo que gano. Quiero ir a la playa desde hace 7 años y aun no es tiempo… pues el sueldo es tan bajo, que no puedo ahorrar. Tengo que trabajar para pagarme la colegiatura… y este trabajo, no me apoya en nada, ni me permite progresar.

Los empresarios, patrones, directores, y gerentes, gritan mucho, exigen demasiado… y no aumentan el sueldo, ni mejoran las prestaciones, ni las utilidades, menos, los aguinaldos. El trabajo dignifica, pero el abuso de autoridad y la falta de apoyo laboral, debilita al trabajador.

Pretextos para no ir a trabajar, existen miles de pretextos, que estoy enfermo, que mi abuelita se murió, que mi tía se enfermo, que se poncho la llanta del carro, que de pronto nevó, miles y miles de pretextos, pero la cruel realidad, es la falta de motivación laboral. (Aumentos de sueldo, apoyo personal, prestaciones, seguridad social, dinero en efectivo… no diplomitas para engargolar)

[do action=»entresacado»]Cada día existen más y más empresas y patrones que engañan al trabajador. Ponen anuncios en los periódicos y diarios de más circulación, y claro, es tanta la demanda laboral que acuden cientos y cientos de interesados.
[/do]

Los hacen firmar hojas en blanco, para tener la seguridad de que no van a exigir nada, al ser despedidos, y explotados.
Les dan horarios cómodos los dos primeros meses, y luego les cargan el trabajo con la intensión de que dejen el puesto, sin exigir lo que legalmente les corresponde.
Los hacen trabajar un mes, dos o tres, y no les pagan nada, hasta que les da la gana, o hasta que se alejan voluntariamente, (por desesperación)

Son ya demasiado los abusos al trabajador, ya no tenemos prestaciones, ni oportunidades de desarrollo, y muchos ni seguridad social. El trabajo se esta devaluando, y por consecuencia se devalúa al trabajador, y a toda su familia, olvidando que la familia, es la base de la sociedad. Son miles los problemas laborales que afectan a nuestro país, y no es justo, golpear al sector mas dañado que es el pobre trabajador.

PRETEXTOS… PRETEXTOS… ¡NO! No son pretextos… ES FALTA DE APOYO ECONOMICO Y RESPONSABILIDAD… Y BUENA MOTIVACION. HASTA PRONTO