Cierto parece confirmarse el axioma de que en México, poco o nada nos preocupa anticiparnos y ocuparnos de nuestras finanzas, mas grave cuando volteamos a ver que de jóvenes, es uno de los temas que no nos interesa, pretextando que se esta mas enfocado a la planeación vocacional y las posibilidades laborales de acuerdo a una utópica expectativa de vida.
También es de reconocer que no preocuparnos de nuestras finanzas como un tema fundamental en nuestra calidad de vida, ahora y en nuestro futuro, es como navegar a la deriva, solo esperando que “nos vaya bien”. Nos falta como pueblo entender que Las decisiones económicas tomadas sin los conocimientos suficientes pueden derivar en graves errores. Por el contrario, tomar decisiones basadas en conocimientos financieros nos ofrece una mejor alternativa de vida económica.

Comprender el campo de las finanzas es una tarea que debemos comenzar desde jóvenes. Aprender a conocer y entender el lenguaje del dinero desde niños incrementará la habilidad para generarlo y multiplicarlo en base a estrategias adecuadas. Asimismo los jóvenes podrán iniciar una vida económica saludable desde temprana edad, lo que es importante cuando la base del desarrollo económico de cualquier individuo se basa en el ahorro.

Se le da poca importancia a la cultura financiera o económica, pero es incuestionable la importancia que tiene el dinero en nuestras vidas. Es necesario darle su justa dimensión y considerarlo como pieza clave en el desarrollo del ser humano. Por ésta razón debemos considerar a la educación financiera como parte de los conocimientos prácticos que debemos inculcar en los jóvenes y en cualquier persona que desee mejorar su nivel y calidad de vida.

Algunas acciones que podemos implementar para que se desarrolle la cultura financiera en nuestra sociedad son:
En la escuela: Es elemental que las instituciones educativas, desde el nivel básico, inicien una formación financiera en los niños, orientando sus hábitos de consumo, enseñándoles el valor del dinero, inculcando la cultura de ahorro, valores y conocimientos que los preparen para el futuro.
En el hogar: Debe ser una disciplina de temprano aprendizaje. Por medio de métodos didácticos donde se puedan desarrollar sus propias habilidades los padres deben enseñar a través del ejemplo a ahorrar y en qué momento realizar una inversión.

En la niñez: Comenzar hoy, ayudará a tener una independencia financiera en nuestra madurez y a no depender de la jubilación que podamos obtener.
El manejo del Crédito: Hacer conciencia sobre la importancia del ahorro y el manejo responsable del crédito.
Información de los negocios: Conocer el mundo de los negocios para realizar un consumo inteligente que contribuya a enriquecer nuestro patrimonio, aprovechar los recursos con que contamos e incrementarlos.
Consolidación de hábitos: Obtener conocimientos a través de la lectura de textos especializados y de la asesoría profesional y vivencial que han obtenido buenos resultados financieros.
Administración Eficiente: La cultura financiera se basa en el ahorro y la buena administración, por lo que una parte necesaria de entender es la forma eficaz de administrarnos provocando ahorro.
El Ahorro: Como un objetivo pero también como un mecanismo que nos provea seguridad presente y garantía patrimonial que favorece a superar dificultades financieras. Adoptar la idea clara de que es necesario ahorrar parte de los ingresos, elimina la probabilidad de fracasar financieramente.

En la familia: Mantener finanzas sanas en el hogar y transmitir la importancia de la prudencia en cuanto al gasto del dinero y el manejo de recursos. La familia es la base para lograr resultados financieros óptimos.
Instituciones especializadas: La educación permite el acceso a mejores empleos, mayores sueldos con apertura a incrementar la calidad de cultura y conocimientos, sin embargo, debe ser complementada con un interés enfocado a las finanzas. Para esto existen instituciones financieras que difunden temas relacionados a la cultura financiera y mejorar la vida económica de los habitantes de los países donde se desenvuelven.
Concebir la educación financiera como un tema sustancial para el bienestar de las familias y para el desarrollo del país, insistir en el objetivo de que los estudiantes comprendan la importancia de ahorrar y saber emplear el dinero es medular. Los maestros de cada uno de los grados académicos deben de incidir y erigirse como multiplicadores para transmitir nociones básicas de cultura financiera.

Mientras mayor información tengan los niños y jóvenes, se generara que tengan las posiciones y los conocimientos suficientes para que puedan escoger y puedan valorar más cuál es el producto financiero que van a necesitar en un futuro.
Cuestiones tan básicas como el ahorro, clave de cualquier economía y trabajar propiamente en la teoría del presupuesto, son factores que van a servir a lo largo de la vida y para diferentes experiencias y utilidades.
Es necesario dar la importancia que representan las finanzas en nuestra forma económica y social. Elegir nuestras estrategias de vida de manera personal, familiar y en comunidad. Lo fundamental es que iniciemos las acciones que nos lleven a mejorar el nivel de vida de nuestra familia y sociedad.

Para mayor información consulta:
www.conducef.gob.mx
www.cefp.gob.mx
www.bansefi.gob.mx
www.banxico.gob.mx
www.sep.gob.mx