Es por todos sabido que los pañales a los niños hay que cambiarlos, porque los ensucian  «cagan «, pues así debe de ser con los políticos, ya que si no se cambian y duran mucho también «la cagan «, los niños cuando se les deja mucho el pañal se rosan y lloran por el escozor que les causa,  los políticos cuando duran mucho; se queman, los políticos ya quemados, también lloran por sus puestos.

Entonces estamos de acuerdo en que los políticos y los pañales se deben de cambiar continuamente, por los mismos motivos….  Son los mismos políticos los que en esta y en la pasada contienda participarán y ya participaron, no sólo para candidatos de la silla del águila, sino para los escaños de Diputados y Senadores a nivel federal.

Tal vez la frase sobre el cambiar de pañales y de políticos  afecte y haga enojar a muchos pero es una gran verdad, son pocas las familias que se han apoderado del país y que van desde puestos chicos, regidores, síndicos, comisariados, hasta los grandes senadurías, diputaciones y gobernadores; ya no se diga presidentes municipales de los 2 345 municipios en que  está dividido políticamente  nuestro territorio.

[do action=»entresacado»]“Al principio en este país, cuando comenzó el tren institucional a surgir, en él se subían puros generales, después con temor se montaron uno que otro civil, estos no tenían rostro, ni caras, eran sombras, estas sombras cayeron sobre el pueblo y ahora el futuro del país sigue sombrío, gris, melancólico y una ausencia de felicidad apegada a  una ridiculez cuando  de hacer política se trata, la producción y el resumen de esta gestión política son  los más de 34 millones de miserables  en este aún vasto país, condenados sin remedio u esperanza alguna a vivir entre las sombras del miedo”. [/do]

Nuestra clase política no habla del cambio social, no menciona a Dios en sus discursos, no tiene idea de lo que es un proyecto de nación, es más, hasta  se duda de que lo conozcan, ellos se deben a los favores de arriba, no a la sociedad, es por eso tanto desdén ,tanto coraje al pueblo que los mantiene. A nuestros políticos les podemos poner todos los epítetos y adjetivos innecesarios, sin embargo su indolencia los convierte en una estatua de sal, por la inoperancia para sacar avante el país.

El cambiar de pañal a un  bebe está en nosotros, el cambiar de políticos también. Sin embargo cuando un bebe se ensucia » zurra», se limpia y hasta huele bonito, pero limpiar a un político que la «zurró» o “cagó”, eso aún no se ha visto en este país, porque muchos  políticos ( no todos ),  no sólo huelen a mierda, sino también huelen a peligro y azufre..La oportunidad está en nuestras manos, hay gente nueva, jóvenes y no tan jóvenes que son buenos, que sólo han servido de comparsa para que los vivales suban escaños, es tiempo de cambios, no sólo de pañales, sino de conciencias, de despertar de hablar, moverse, oír, escuchar, ver y mirar , el mundo es de los locos y soñadores y si una oportunidad como esta se presenta, PUES NO HAY QUE DUDAR  hay que aprovecharla, es decir, defender nuestra libertad y derecho como hombres y seres humanos y,  no después llorar como mujeres lo que no supimos defender como hombres ¡¡ HE DICHO !!…A cambiar y desechar pañales…..
comentarios y sugerencias; kinotre@hotmail.com