Hermandad Educativa CAT (HECAT) es un colegio que nace del sueño de un pequeño grupo emanado del Consejo del Colegio Americano de Torreón, como un deseo de dar respuesta a las necesidades apremiantes de nuestra comunidad.

Desde la premisa que la Educación es la base de un mejor futuro para todos HECAT busca transformar a los pequeños menos favorecidos a través de una formación integral, del poder de los valores y la educación.
Que les enseñe inglés y tecnología; que los capacite en artes como la música y les permita vivir el sueño de un mundo entre iguales, con materiales de trabajo de primera y una excelente nutrición.
En un lugar muy apropiado como las antiguas instalaciones del Colegio Americano de Torreón, en Calle Nogal 220 en la Colonia Torreón Jardín.

En el Auditorio, el pasado 22 de Septiembre ante personalidades de la Sociedad Lagunera, miembros del Consejo Directivo del Colegio Americano de Torreón y medios de comunicación, el Lic. José Antonio Ramos, hizo una remembranza del sueño de HECAT y la presentación e inauguración de cursos de este Colegio, con un esquema que busca además de la participación activa de los padres de los niños que cursan actualmente 2º y 3º de Kínder y 4º de Primaria, el apoyo de la sociedad para apadrinar un niño.

UN GRAN PROYECTO REQUIERE DE UN GRAN APOYO.
El mayor reto de HECAT consiste en mantenerse como un proyecto de largo plazo, ofreciendo de manera regular cursos escolarizados y de acuerdo con los lineamientos de las instituciones que regulan la educación en nuestro país.

Para ello el Consejo, directores y voluntarios que inician HECAT saben que la clave es buscar recursos tanto materiales como humanos para garantizar los servicios y materiales para los pequeños: es un sueño que requiere de lo que podamos ofrecerle, una aportación económica, en tiempo o especie.

MANERAS DE INTEGRARSE AL PROYECTO
Precisamente esta fuerza es la que hace de HECAT un proyecto posible: el poder sumarse al mismo de maneras muy variadas, de tal manera que siempre podamos aportar algo a este ambicioso proyecto.
Con una suma de dinero, convirtiéndonos en madrinas o padrinos de un pequeño con una aportación mensual, con una cantidad fija o un monto anual. De igual manera, en HECAT es muy valiosa la participación con tiempo de trabajo profesional, en especie o con materiales y equipo: todas las voluntades suman, todas las aportaciones cuentan.