Para Freire el hombre es un ser inacabado, de ahí la necesidad de su educabilidad y la educación es trascendencia. Por naturaleza la educación es ética y estética. Mientras que el diálogo es el acto mismo de conocer. Los contenidos están en el mundo, en la realidad.
Esperanza, fe, amor, humildad y pensamiento crítico, son los elementos fundamentales de la relación humana. El pensamiento educativo de Freire instituye una verdadera pedagogía de la libertad y de la liberación, en la que se hallan co-implicadas, esencial y dialécticamente, la reflexión crítica del hombre sobre la realidad y la práctica transformadora de dicha realidad.

Mientras que la educación adquiere una perspectiva cultural como proceso histórico-cultural dinámico, donde una generación encuentra su realidad objetiva marcada por otra generación y recibe igualmente, a través de ésta, las marcas de la realidad.

Las prácticas pedagógicas propuestas por Freire apuntan hacia la humanización, son una opción humanista de la educación y de la cultura de nuestro tiempo.

Con Freire hay una creencia de que los hombres pueden hacer y rehacer las cosas, pueden transformar el mundo. Creencia donde, haciendo y rehaciendo las cosas y trasformando el mundo, los hombres pueden superar la situación en que están siendo casi un no ser, y pasan a ser un estar siendo en búsqueda de un ser más.

La educación es también histórica, en cuanto a que el hombre con otros hombres hacen y rehacen el mundo con su práctica comprometida y transformadora; es diálogo en la medida que la palabra hace que la persona sea sujeto, actor de la historia, y realización del ser que es. La Educación Popular ha acumulado experiencias de éxito en el ámbito latinoamericano, tiene mucho que aportar a los sistemas educativos escolarizados. Particularmente su sentido humanista.

CONCLUSIÓN: Con Freire la pedagogía conquista su lugar como filosofía y teoría de la educación; es una pedagogía de la dignidad de los hombres y mujeres latinoamericanos. Hay un pensamiento ético, epistemología, una propuesta pedagógica y un compromiso político, estos son los cuatro pilares de su modelo educativo.