[imgsize 380 250x class=’alignleft’ alt=»]Miguel Amaranto nos entrega su naufragio y su autoexilio en la Laguna en forma de haikús y con el silencio de metralla se libera en pleno ejercicio lúdico.

Cenizas sobre las cenizas aporta su grano de arena en la expansión de unas de las formas japonesas tradicionales más antiguas en el mundo literario.

Julio César Félix

México

 

El escritor logra captar los elementos que tradicionalmente definen al haikú a través de una buena redacción y estilo, sin olvidar la belleza y sencillez.

Estos haikús son un viaje a la naturaleza con un tema específico, un fin práctico y un propósito. Los mismos son como reflejos de una conciencia.

Alessandra Marie Sutter Ramírez

Puerto Rico

 

Lograr que la poesía breve, en este caso el haikú, contenga esa carga de asombro a no dudarlo, un caso infrecuente. Sin embargo, Miguel Amaranto ha podido asirse de algunas imágenes y sensaciones para exponerlo en esta hoja, ante los ojos y corazones del mundo.

Aquí podemos hallar ese resuello que nos hace recordar ausencias, anhelos de libertad y paz, efluvios de amor y muerte.

Stanley Vega Requejo