La rutina mata, si haz estado haciendo lo mismo durante 10 años, seguramente lo estas haciendo mal. Este adagio se adapta a los maestros que nunca cambian sus sistema de enseñanza, cada año escolar reciben a diferentes alumnos y por ello piensan que para que cambiar sus métodos o técnicas. Por otro lado, el ambiente estudiantil suele crear una atmósfera rutinaria que instala una inercia disfrazada, pues el movimiento envolvente nos hace creer que estamos dentro de un cambio, pero este cambio es ficticio; lo descubrimos cuando nos comparamos con los demás, con otros países, sobre todo, con los que si cuidan que la esencia del cambio trascienda en el tiempo.

En los CECyTEC, CETIS Y CEBATIS, donde los tres años de estudios son ambivalentes, sirven de preparatoria y de técnicos, reciben dos diplomas al terminar sus estudios los egresados, lo más importante es que el grueso de los recibidos van a engrosar las filas de los trabajadores en diferentes empresas, y en el mundo del trabajo los cambios son vitales, pues una empresa rezagada del desarrollo tecnológico está destinada a desaparecer o a ser rebasada por la competencia; de ahí, que el perfil profesional de los egresados tiene que coincidir con las necesidades de los empleadores. En este sistema educativo no puede existir un programa de estudios sui generis, todas las materias tienen que ser impartidas como una capacitación especializada.

La SEP, intenta unificar todos los bachilleratos en un bachillerato único. Me toco estar en varios congresos donde se intentó lo mismo. Las universidades que tienen preparatoria de dos años no aceptaron. Las preparatorias federales de 3 años unificaron sus planes de estudio y algunas instituciones de educación superior no aceptaban a los bachilleres de dos años. La Secretaria de educación, creo la Subsecretaria de Educación Media Superior con la intención de crear el bachillerato único, sin embargo, existe una crisis en la forma de impartir o transmitir el conocimiento que tiene que ser retomada y buscar alternativas posibles.
En los cursos de Capacitación Especializada que suelo impartir en empresas, es menester acoplarnos a las necesidades de los participantes y es gratificante ver que responden a convertirse en directores de su propio cambio, en diseñadores de su programa de aprendizaje en base a las aptitudes que realmente requieren. Lo aplicamos en el CETIS No. 83 y el CETIS No. 59, en los años ochentas, como plan piloto en varias tecnologías y los alumnos reaccionaban positivamente. Algunos de estos pasos que se toman en cuenta al diseñar un curso de capacitación especializada son los siguientes, espero y sirvan para aplicarlos en las aulas.