[textbin columnas]El presente trabajo parte de una interrogante: ¿Cómo se relacionan el proceso cognoscitivo, el proceso orgánico, las condiciones de aprendizaje y las características de la personalidad con el aprendizaje de los sujetos?
A lo largo de la historia se ha presentado la inquietud de qué y cómo se aprende. En sus orígenes el aprendizaje fue visto como parte del alma, Platón (428-347 a.n.e) ubica por vez primera la definición de lo que es el aprendizaje; para él, el proceso de aprendizaje es la sucesión de las cosas. Por otra parte, Aristóteles en el siglo IV a.n.e. sostiene que el aprendizaje está relacionado con la naturaleza vegetal. Ambos planteamientos señalan enfoques contrastantes sobre la evolución del aprendizaje, ya que Platón parte del plano de las ideas y Aristóteles se sustenta en una visión sensorial. (Bigge, 1998)

Es así que el interés por el proceso de aprendizaje se inicia cuando el hombre siente la necesidad de explicar los procesos mentales a través de los cuales se da el aprendizaje. En la actualidad existen diversos autores y corrientes del aprendizaje que hablan de la vinculación entre los procesos cognoscitivos como fuente medular de lo que el individuo aprende de su exterior (objeto-sujeto). Es así por ejemplo que Vigotski, (1921) y Piaget, (1970) señalan que existe una relación entre la cognoscitividad, los aspectos sociales y la afectividad con el desarrollo del aprendizaje. En Vigotsky, su propuesta pedagógica está sustentada, en la teoría psicológica que estudia la evolución de las etapas mentales en los seres humanos. Para Piaget, su propuesta se fundamenta en sus investigaciones experimentales sobre el desarrollo evolutivo del pensamiento en la niñez. (Mueller, 1965)
Los psicólogos del campo cognoscitivo sostienen que en la estructuración de la personalidad intervienen, de manera diversa y aleatoriamente, componentes que provienen de un fondo hereditario, genético, y componentes que provienen del medio ambiente, considerando éste no tanto en su aspecto físico sino en cuanto al medio social que rodea al individuo en las distintas etapas de su crecimiento y maduración, así como las experiencias que vive, sobre todo los procesos educativos formales e informales que realiza, principalmente en los primeros años de su vida. (Bigge, 1998)

Es así que en nuestros días existe una gran variedad de planteamientos que abordan el aprendizaje, Pavlov y Watson, (Bigge, 1998) vinculan el aprendizaje con la conducta, pero otros más refieren que el aprendizaje se genera a partir de la construcción que hace el individuo. (González, 2000).

Por tal motivo se retoma de la propuesta de González. A. (2006) sobre el desarrollo intencional del hombre, el aspecto de la sensorialidad específicamente las habilidades de interoceptivos, como procesos orgánicos que se encuentran presentes en el desarrollo del aprendizaje, las habilidades interoceptivas son los órganos sensoriales de los sistemas de regulación interna del cuerpo, y que son básicos para la supervivencia, es decir que se aprende por medio del dolor, hambre, sed, respiración, circulación, metabolismo, digestión, equilibrio fisiológico.